Argentina quiere ser un referente del sector del juego

Las compañías del sector del juego están expandiéndose en muchos países de América, destacando Colombia, México, un incipiente Chile y Argentina.

Argentina quiere ser un referente del sector del juego

Por: Mendoza Post

 Latinoamérica es un territorio por descubrir, repleto de nuevas oportunidades y negocios. Así lo han interpretado muchas empresas del sector de los juegos de azar, tanto de aquellos que sí están estrechamente relacionados con la diosa fortuna como aquellas otras variantes del entretenimiento en las que prima el conocimiento como método para apuntarse el éxito. Las compañías del sector del juego están expandiéndose en muchos países de América, destacando Colombia, México, un incipiente Chile y Argentina, cuya economía refleja este crecimiento: más de 2.400 millones de dólares en gestión dentro de un sector que busca nuevos mercados.

Argentina reúne muchos factores que alimentan el interés de las empresas del sector de los juegos de azar. Apunten los siguientes: una economía potente (más allá de sus casuísticas) entre todos los países de Latinoamérica; una población superior a los 45 millones de habitantes; una regulación desde el Gobierno relativamente asequible con la irrupción de las empresas del sector; y un marcado interés de los ciudadanos en realizar pronósticos deportivos y participar en partidas como las de póker en su versión de texas holdem.

Ese último factor no es nada extraño, máxime porque estamos ante uno de los juegos más populares en cualquier rincón del mundo. Y eso que jugar al póker exige de aprender unas estrategias y unos conocimientos sobre el gobierno de los naipes. Bien es cierto que cuando se conoce este juego, todos disfrutan. Incluso con esta variante (y hay otras muchas más) que comienza repartiendo dos cartas ocultas (boca abajo) y apostando, pasando o retirándose como opciones a seguir por los jugadores que se siente en la mesa; unas decisiones que se toman en función del reparto del resto de cartas y de ir descubriendo el resto de los naipes. Así descrito quizá no se entienda, pero es una variante muy emocionante y entretenida. Gana, obviamente, ese jugador que lleva la mejor mano, que ha sabido alcanzar el mejor recuento y saber manejar una óptima estrategia.

Políticas sociales y normativa en desarrollo

Y en Argentina se juega mucho tanto a este juego de cartas como a otros muchos que están relacionados con el azar. Tanto es así, como decíamos al comienzo, que este sector del juego está empezando a competir en términos económicos con otros ámbitos de negocio como el manufacturero, el agrícola y el sector servicios. Como se puede deducir, el Gobierno de Argentina, como sucede también en otros países de Latinoamérica (especialmente un caso parecido es Colombia) es bastante benévolo con las leyes regulativas de una actividad absolutamente legal. Esto no significa que sea permisivo, sino todo lo contrario. Hay una regulación y se busca que este sector potencie la económica del país.

Esta identificación con el juego no es una novedad, sino que encuentra sus raíces en siglos pasados, prácticamente desde que Argentina se erigió en país independiente. Los juegos de azar ya gustaban a comienzos del siglo XIX. No es de extrañar que ahora sigan teniendo interés y más cuando la tecnología ha impulsado la publicidad y marketing de muchos juegos. Las leyes argentinas consienten el juego (tipificado incluso en el Código Penal) y cada jurisdicción provincial, a su vez, establece unas normas propias a la hora de, por ejemplo, conceder licencias u otra serie de normas. Y decíamos que no eran permisivas porque la legislación es similar a la que pueda encontrarse en Estados Unidos o Canadá, otros países que marcan el ritmo en el continente norte.

De esta manera, todas aquellas empresas que deseen emprender en el país deben acogerse a una serie de normas y esto repercute en conseguir que el sector del juego se desarrolle dentro de unos cánones de seguridad como sucede en otros muchos países del mundo. Si se profundiza en toda esta legislación, en Argentina se encuentra un programa de difusión del juego de una manera responsable, una política social que no siempre se halla en otros países. Se trata de que el ciudadano argentino se acerque a este tipo de ocio, pero de una manera noble. También existen una serie de teléfonos gratuitos que permiten ayudar a personas que no acaban de estar bien relacionadas con el juego responsable. Y todo joven menor de 18 años de edad no está en disposición legal de moverse entre los naipes del póker.

¿Cómo se tributa en el juego?

Quizá, a nivel nacional, Argentina carece de una ley federal en relación con este sector, según reclaman diferentes expertos en la materia legislativa y atendiendo a otros ejemplos vistos en Europa. Quizá esta situación también se debe al incipiente arranque de este negocio en el continente latinoamericano, puesto que el caso no es exclusivamente de Argentina, sino que acontece en otros países como Brasil y Colombia. O Chile que también está interesándose a nivel económico por los ingresos que se obtienen a nivel tributario.

La tributación es otro vértice interesante en la economía argentina que también desea obtener una serie de ingresos por aquellas ganancias que obtienen los jugadores profesionales. El organismo que se encarga de esto es la Administración Federal de Ingresos Públicos. En este sentido, todo ciudadano que obtenga unos beneficios debe cumplimentar el Impuesto a los Premios de Sorteos y Concursos Deportivos. El porcentaje de dicho impuesto se fija en un 31% y exceptúa a todos aquellos usuarios que no acumulen más de 1.200 pesos argentinos (se entiende que de manera anual). Estos ingresos gubernamentales se gestionan de manera acorde, más allá de algunas casuísticas políticas monetarias. Es decir, de ese dinero recaudado se sufragan proyectos de seguridad, educativos y sociales, entre los que se enmarcan los comentados anteriormente.

Este tipo de acciones favorables contrastan con aquellas normativas que no se de un ámbito generalizado, sino provincial. Una demostración de los primeros pasos que el sector del juego está dando en Latinoamérica, donde Argentina ya está muy bien posicionada y quién sabe qué sucederá en un futuro. Si la pandemia impulsó el juego online, quién sabe qué sucederá cuando las nuevas tecnologías basadas en la realidad virtual y aumentada comiencen a extenderse entre los juegos que se ofertan desde las diferentes plataformas de ocio y entretenimiento.

Esta nota habla de: