Conmoción por la muerte de un bebé mientras lo bautizaban - Mendoza Post
Por: Mendoza PostViernes 5 Feb 2021

Un bebé de seis semanas murió cuando era bautizado en una iglesia de Suceava, al noreste de Rumania, como consecuencia de la inmersión reiterada: el sacerdote a cargo de la celebración religiosa es investigado y podría ser acusado de homicidio.

La Iglesia Ortodoxa tiene la costumbre de sumergir en agua bendita a los recién nacidos, no una, sino tres veces seguidas. Habitualmente no se presentan problemas mayores, más allá del llanto de los pequeños.

En este caso, el celebrante continuó la práctica, aun cuando la criatura lloraba desesperadamente. Consideró que era normal y siguió hasta que el bebé sufrió un paro cardíaco. Fue trasladado inmediatamente a un hospital, donde intentaron reanimarlo, pero unas horas más tarde el pequeño falleció.

La autopsia reveló que el cuerpo tenía líquido en sus pulmones, por lo que la fiscalía abrió una investigación y analiza levantar cargos contra el sacerdote. La comunidad religiosa reaccionó a través de las redes sociales, con un petitorio para que modifiquen el ritual y no pongan en riesgo a las criaturas.

Ver también: Castigan a congresista por alentar teorías conspirativas

"La muerte de un recién nacido a causa de esta práctica es una gran tragedia. Este riesgo hay que descartarlo para que triunfe la alegría del bautismo", dice el texto que publicaron en las redes. Rápidamente lograron juntar más de 56 mil firmas, pero aun así las autoridades se resisten al cambio.

Ver también: El mundo enfrenta alrededor de 4.000 variantes de Covid-19

El portavoz de la Iglesia Ortodoxa, Vasile Banescu, admitió que los sacerdotes podrían simplemente verter un poco de agua en la frente del bebé, como se realiza en otras religiones. Pero el arzobispo Teodosia, líder del ala dura dentro de la Iglesia, afirmó que este "ritual no cambiará": "No nos dejaremos intimidar", agregó.

Esta nota habla de: