Escalofriantes detalles del crimen que terminó en ejecución - Mendoza Post
Escalofriantes detalles del crimen que terminó en ejecución

Lisa Montgomery fue condenada en 2007 por asesinar a una mujer que cursaba un embarazo de ocho meses y luego abrirle el vientre para extraerle a su hijo.

Escalofriantes detalles del crimen que terminó en ejecución

Por: Mendoza PostMiércoles 13 Ene 2021

Lisa Montgomery (52) fue ejecutada este miércoles en Estados Unidos.  Había sido condenada en 2007 por asesinar a una mujer que cursaba un embarazo de ocho meses y luego abrirle el vientre para extraerle a su hijo, un hecho que ocurrió en 2004.

La víctima, Bobbie Jo Stinnett, tenía 23 años y cursaba un embarazo de ocho meses. Tenía en su propiedad un criadero de perros de la raza rat terrier y esta sería la actividad que la conduciría a su fatal desenlace.

Montgomery tenía 36 años y un historial escalofriante. Fue violada por su padrastro durante muchos años y en la adolescencia buscó refugio en el alcohol. A los 14 años su madre descubrió los abusos, pero dicen que la terminó culpando y la llegó a apuntar con un arma amenazándola, relata Infobae.

Terminó escapando de su casa a los 18 para casarse con Carl Bowman. Tuvieron cuatro hijos y, en 1990, por consejo médico decidió ligarse las trompas para no tener más niños. Se separaron brevemente en 1993, pero recompusieron la relación. En 1998 fue él quien decidió separarse definitivamente. Un tiempo después Lisa conoció a otro hombre separado, el electricista Kevin Montgomery, que tenía 3 hijos. Se casaron en el año 2000. La pareja se mudó a vivir con los 7 hijos (los 3 de él y los 4 de ella) y los padres de Kevin.

Ver también: EEUU ejecutó a una mujer, primera vez en 70 años

Lisa comenzó a fingir un embarazo de Kevin. En un chat sobre perros conoció a Bobbie Jo, con quien de inmediato congenió dados sus embarazos "en común". Lisa le contó que había estado embarazada de mellizos, pero que uno había muerto y que esperaba dar a luz al que había sobrevivido.

En abril de 2004 se las vio juntas en un show de rat terrier en Kansas, incluso hay una foto. A fines de ese año, Lisa fingió ser otra persona y consiguió la dirección de Bobbie Jo para, en teoría, comprar un cachorro. Se encontraron el jueves 16 de diciembre.

Ese día, el marido de Bobbie salió a trabajar y la dejó sola con los perros, esperando la llegada de la futura compradora llamada "Darlen Fischer". Un rato antes, Bobbie habló por teléfono con su madre y le contó la situación.

No se sabe si Bobbie llegó a reconocer a Montgomery, pero no hubo mucho tiempo porque apenas le dio la espalda Lisa se lanzó sobre ella. Le enroscó en el cuello una cuerda rosada que había llevado y comenzó a apretar con fuerza y sin pausa, hasta que Bobbie Jo dejó de luchar y cayó pesadamente al piso.

En la lucha, la víctima llegó a arrancarle con sus manos mechones de pelo a su atacante. Con Bobbie Jo desmayada, Lisa la dio vuelta y con un cuchillo de cocina comenzó a abrir su abdomen. Una vez que el tajo hecho fue lo suficientemente grande, extrajo al bebé (que resultó ser una niña) y cortó cuidadosamente el cordón umbilical. Luego envolvió a la recién nacida en una manta y, con ella en brazos, corrió hasta su Toyota Corolla rojo y se marchó. Tenía que conducir unos 200 kilómetros.

Ver también: El "revolucionario" del Capitolio solo come alimentos orgánicos

La doctora Mary Chase (jefa médica y perito forense del condado de St Louis, quien ha conducido unas 10 mil autopsias muchas de ella producto de homicidios) sostuvo que Bobbie Jo luchó y se defendió mucho más de lo que se creía. Dijo que con el primer intento de ahorcamiento Bobbie Jo cayó desmayada. Fue entonces que Lisa tomó el cuchillo y practicó la primera incisión en su panza, pero mientras está haciéndolo la víctima recobró la conciencia y, desesperada, intentó pararse para pelear por su vida. Lisa volvió a recurrir a la soga que tenía Bobbie Jo en el cuello y la apretó hasta que la asfixió. Prueba de esto, dice la doctora Chase, es la sangre en las plantas y los dedos de los pies que tenía la víctima: eso indicaría que intentó pararse luego del primer tajo cuando ya sangraba.

La madre de Bobbie Jo fue más tarde a visitar a su hija y se encontró con la escena del horror. Inmediatamente llamó al 911 y, en medio de llantos y gritos histéricos, intentó explicar: " (...) hay sangre por todos lados (...) ella estaba embarazada... es como si su estómago hubiese explotado". También pudo balbucear que no había señales del bebé.

Los paramédicos llegaron inmediatamente, pero no la pudieron revivir. Bobbie Jo fue declarada muerta a las 16.27, al llegar al hospital San Francis, de Maryville. En las manos de la víctima había varios mechones de pelo rubio.

La policía comenzó rápidamente la investigación. Temían que el bebé estuviera en gravísimo peligro después de un parto tan violento. En cuestión de segundos la noticia se difundió por toda la nación.

La verdad de Lisa

El 17 de diciembre, Lisa y Kevin Montgomery presentaron a sus amigos a la nueva integrante de su familia: Abigail. Lisa les contó a todos que mientras estaba en un shopping de Topeka, el día anterior, se le había desencadenado el trabajo de parto. Había sido llevada a un centro de salud donde había nacido la bebé. Lisa siguió relatando que desde allí mismo había llamado a su marido a las 17.15 contándole la novedad y le había pedido que las fuera a buscar.

Los amigos, asombrados, creyeron la historia y declararon que la bebé era pequeña, pero que se veía muy saludable. Nadie sospechaba.

Los detectives del caso no tardaron en llegar a casa de los Montgomery. Lisa tenía a la bebé en brazos, no lloraba y parecía en perfecto estado. Los agentes se identificaron e hicieron lo mismo con los dueños de casa. Luego empezaron a preguntar por la recién nacida.

Lisa, sin pestañear, contó la misma historia que les había relatado a sus amigos, en el café, hacía unas horas. Pero los policías chequearon en el centro de salud. Allí les dijeron que el jueves no había nacido ningún bebé. La pareja fue llevada hasta la oficina de los grupos antinarcóticos para ser interrogada. Los dos veteranos oficiales se sentaron a entrevistar a Lisa. Poco a poco ella empezó a confesar.

Ver también: Trump declaró el "estado de emergencia" en Washington

El agente Fritz recordó en una entrevista: "Puse mi silla pegada a la de ella, nuestras rodillas se tocaban. Me corrí un poco y ella puso su mano en mi mano y yo puse mi otra mano encima y le dije: ?Necesitamos aclarar esto. Necesitamos llegar al fondo y que cuentes todo'". Y Lisa habló. Fue entonces que escucharon la historia más terrible de sus vidas. Lisa Montgomery admitió lo que había hecho. Cuando se lo informaron a su marido, él entró en shock. Realmente había creído que su mujer estaba embarazada y que Abigail era su hija.

Lisa fue arrestada. Kevin nunca fue acusado de nada, le creyeron que no estaba al tanto de los hechos. Kevin expresó sincera compasión por los Stinnett: "Esto debe ser mucho más duro para ellos que para mí. Estoy seguro de que conseguirán apoyo emocional de su iglesia y de su comunidad".

Una vez confesado el crimen, las autoridades llevaron inmediatamente a la bebé al hospital de Topeka. Allí la esperaba su desolado padre Zeb Stinnett. Los estudios de ADN de la recién nacida confirmaron rápidamente que era la hija de Bobbie Jo y Zeb.

Lisa Montgomery fue juzgada por un delito federal (porque ocurrió en dos estados diferentes): secuestro terminado en muerte. La ejecución se produjo poco más de 16 años después del crimen, fue por inyección letal en el complejo penitenciario de Terre Haute.

Esta nota habla de: