La propuesta light del día: Mayonesa de zanahorias - Mendoza Post
Sábado 3 Abr 2021 15 días atrás
porGabriela Moreno
Periodista

Cada una de las recetas que me atrevo a compartir tienen alguna historia o apareció por alguna razón. Ésta tuvo que ver con un cambio de alimentación por intolerancia a la lactosa. Fue un ensayo y definitivamente llegó para quedarse ya hace mucho tiempo. 

Sencilla, rápida y definitivamente suave. "La mayonesa o crema de zanahorias" se ha convertido en casa en una de las recetas preferidas a la hora de acompañar o aderezar platos. Y lo que es mejor aún, ha sido muy aceptada por los comensales invitados.

Es ideal para acompañar carnes frías o calientes. Para comer con grisines o tostadas. Para utilizar como aderezo en tacos o ensaladas. Lo bueno de esta mayonesa es que no lleva huevo. Se prepara muy rápido con la ayuda de licuadora o procesadora. Su color resalta cualquier plato.

Bueno, basta de elogios y vamos con los ingredientes, que no serán más que lo que se ve en la imagen. 

Se necesitan tres zahahorias grandes o seis chicas (unos 500 o 600 grs., una papa mediana, una taza pequeña de aceite, preferentemente de maiz o el que tengas. Ojo si usás de oliva, ya que va a tapar el sabor, no lo recomiendo  para este caso, a menos que sea para darle un gustito. Y sal, cantidad necesaria. Aunque en algunas oportunidades no la he usado. 

Preparación

1- Pelar las zanahorias y la papa y ponerlas a hervir. Les recomiendo que que sea en  trozos para que estén listas más rápido y permitan luego molerlas con más facilidad.

2 -Cuando estén bien cocidas, dejá entibiar. No tiren el agua que usaron para cocinarlas.

3 -Poner las zanahorias y la papa tibias en la licuadora o procesadora y agregale un poquito del agua donde las herviste. De a poco se les va  incorporando el aceite hasta que empiecen a notar que se transforma en una crema, el almidón de la papa ayuda con eso.  Cuidado con pasarse con el líquido, porque si no les va a quedar como una salsa. 

4-Poner a enfríar en la heladera y lista para comer. 

Puede conservarse en envase de vidrio cerrado o hermético, siempre en la heladera, por un par de días. Pero si les gusta como suele pasar, no creo que quede. Que la disfruten.