La forma más sencilla de germinar una manzana en casa - Mendoza Post
La forma más sencilla de germinar una manzana en casa

Con este paso a paso no tendrás que gastar más y disfruta de esta deliciosa fruta cada vez que quieras.

La forma más sencilla de germinar una manzana en casa

Por: Mendoza PostMiércoles 30 Mar 2022

Más allá de ser una fruta con innumerables beneficios para la salud, la manzana es tan deliciosa que se convierte en la preferida de muchas personas. Por ello, si estás cansado de gastar dinero te brindamos todos los detalles que hay que tener en cuenta para poder tener tus propias manzanas en casa.

La manzana no necesita de un gran mantenimiento y es sumamente productiva, pues con una sola de ellas se puede producir la cantidad suficiente para que toda tu familia disfrute de manzanas.

El paso a paso

Corta la manzana para extraer las semillas pero es muy importante que la cortes justo a la mitad, ya que podrías dañar las semillas y después, utiliza una cuchara o un cuchillo para extraerlas con facilidad.

El primer paso es extraer con cuidado las semillas. 

Además de extraerlas, deberás limpiarla muy bien con agua para eliminar cualquier resto orgánico que puedan tener y en caso de no hacerlo, los hongos podrían dañarlas según explica el sitio Panorama.

Ver: Tips para decorar tu casa y dejarla divina

Seguidamente hay que colocar hasta la mitad de un recipiente de plástico un sustrato de nombre Vermiculita, capaz de retener la humedad, siendo ideal para esta ocasión. Riégalas con la ayuda de un atomizador para evitar que el agua llegue hasta la superficie, ya que el sustrato debe estar húmedo pero no empapado.

Luego hay que tapar el recipiente y colócalo en la heladera pero solo hay que abrirlo una vez por semana para que el aire se renueve. Este procedimiento hay que realizarlo durante tres meses.

Las semillas de las manzanas deben de germinarse durante tres meses. 

Utiliza una maceta que contenga agujeros para el drenaje y rellénalo con un sustrato que se pueda mantener húmedo y coloca una o dos semillas en cada maceta. Añade un poco de fungicida ecológico, puede ser de azufre o cobre y después riégalo abundantemente para que el sustrato quede bien empapado. Finalmente colócalo en un lugar donde pueda recibir la luz del sol directamente.

Ver: Los riesgos ocultos a largo plazo que esconden las dietas Keto

Esta nota habla de: