Huerta en casa: las cinco verduras más fáciles de cultivar - Mendoza Post
Huerta en casa: las cinco verduras más fáciles de cultivar

Te dejamos una lista de las mejores opciones para sumar en esta época y disfrutar en primavera y verano.

Huerta en casa: las cinco verduras más fáciles de cultivar

Por: Mendoza PostJueves 16 Sep 2021

El invierno cede su protagonismo a la primavera y da paso a uno de los mejores momentos del año para lograr una cosecha abundante. Te contamos cuáles son los cuidados que necesitan estos clásicos de estación.

 Las condiciones climáticas en casi todo el territorio de nuestro país, en esta época, son muy favorables para que muchas hortalizas comiencen a germinar y desarrollen sus tallos, hojas, flores y frutos.

Para que puedas disfrutar a máximo esta temporada y consigas los resultados esperados, en esta nota, vas a encontrar pistas para sumar a tu huerta cinco verduras fáciles de cultivar.  

La primavera es la mejor época para proyectar los cultivos. 

Zapallito de tronco

El zapallito se cultiva desde hace muchos años en todas las regiones cálidas del planeta. Se siembra en forma directa, colocando dos semillas por hoyo (previamente relleno de compost maduro y con un puñado de harina de hueso), a una distancia de 0,50 a 1 metro. Seleccioná una planta por hoyo.

Necesita pleno sol, suelos sueltos, profundos y ricos; incluso se desarrollan perfectamente sobre una pila de compost en maduración. Tiene cierta tolerancia a los suelos salinos. Requiere riegos frecuentes y abundantes. 

Ver: La técnica japonesa para tener una piel de porcelana en 7 días

Ají - pimiento - morrón

Es una planta perenne de porte arbustivo, que se la cultiva como anual para aumentar la producción. Se siembra a inicios de la primavera en almácigo. Al alcanzar los plantines unos 8 cm, se repican o trasplantan en una maceta plástica. Cuando no haya riesgos de heladas en la zona, se llevan definitivamente al cantero. Es exigente en sol, temperatura, nutrientes y buen drenaje.

La distancia de plantación es de 0,30 a 0,40 m entre plantas y 0,80 m entre hileras. El ají tiene forma arbustiva y, en zonas ventosas, es conveniente podarlo y asegurarlo a un tutor. Si bien exige riego abundante, no tolera los suelos anegados. Requiere aportes de compost maduro (3 a 5 litros por m2). 

Berenjena

La berenjena exige una exposición a pleno sol y suelos ricos y profundos. La distancia de plantación es de 0,50 m entre plantas y 0,90 m entre hileras. Pasados entre 15 y 20 días del trasplante, es necesario que le agregues compost maduro a la base de la planta para estimular la formación de las raíces laterales. 

Es necesario colocar tutores a la planta para evitar que los tallos se rompan por el peso de los frutos. Necesita riegos localizados y regulares. A medida que se desarrollan los frutos, aumenta la demanda de agua. Requiere 4 o 5 meses libres de heladas. 

Calabaza - zapallo

Es necesaria sembrar en hoyos de 2 cm de profundidad a mediados de primavera, colocando de 3 a 5 semillas en cada uno, cubrír con tierra y regar. Cuando emergen las plantitas, elegí dos. Podés adelantar el cultivo y evitar el riesgo de heladas tardías si sembrás en macetitas plásticas y, luego, cuando los plantines ya tienen dos hojas verdaderas, los trasplantás en el lugar definitivo.

Necesita pleno sol y suelo profundo, bien trabajado y rico en materia orgánica. Soporta algo de salinidad en el suelo. Los riegos, moderados: el suelo debe permanecer húmedo, nunca anegado, ya que incluso es tolerante a la sequía. La distancia de plantación es de 1 a 1,5 m. Precisan un período de 4 o 5 meses sin heladas. 

Retirá las malezas y protegé los frutos de la humedad del suelo. Los zapallos son ideales para cultivarlos en los bordes de la huerta y hasta sobre la pila de compost, a la cual cubrirán y refrescarán con sus grandes hojas. 

Tomate

Es recomendable sembrarlos a comienzos de la primavera o fines de invierno, en almácigo. Cuando los plantines alcanzan unos 8 a 10 cm, llevalos a una macetita plástica. Trasplantalos definitivamente en la tierra cuando no haya riesgo de heladas. Requiere una exposición a pleno sol y prefiere suelos sueltos de textura ligera, ricos en materia orgánica y profundamente trabajados. Pueden ser desde apenas ácidos hasta apenas alcalinos. La distancia entre plantas dependerá de la variedad elegida; sin embargo, 40 cm es una separación óptima para el crecimiento saludable de una tomatera.

La planta de tomate requiere de tutores para su desarrollo. El riego debe ser regular y frecuente. Una cobertura de paja mantendrá el suelo fresco y protegido de la proliferación de malezas. La poda de formación se realiza a los 20 días del trasplante, eliminando los primeros tallos laterales. 

Ver: Este es el superalimento que ayuda a bajar de peso

Esta nota habla de: