Buñuelos de brócoli que tientan hasta a los niños - Mendoza Post
Jueves 13 May 2021
porGabriela Moreno
Periodista

Los argentinos utilizamos algunos términos para denominar ciertas comidas que en otros países se cansarían de discutirnos. En este caso, lo que en Masterchef llamarían buñuelos, para cualquiera de nosotros puede ser una croqueta o torreja. El tema es que para hacerlos se necesita mezclar todo en 3,2,1 y cocinar.

Y en época de brócoli  las opciones suelen ser más de las que imaginamos. Incluso, así como algunos niños se alejan con sólo mirarlo, otros lo ven como un "arbolito" delicioso. Sí éste último no es tu casa, acá hay una forma de disimularlo. 

La recomendación antes de empezar es que si tienen la opción lo hagan al vapor, para evitar el exceso de agua. Y la opción para quienes tienen dieta sin TACC o sin lactosa, es simplemente cambiar los ingredientes por los aptos y sumar polvo de hornear.

Ingredientes: para preparar unos 7 u 8 grandecitos se necesita 1 planta de brócoli, no tan pequeña; 1 huevo, 4 cucharadas colmadas de harina leudante, 4 cucharadas de leche, 2 cucharadas de queso de rallar y sal cantidad necesaria. Y si les gusta, esto es opcional, 1 cebolla salteada o una cucharada de cebolla deshidratada.

Preparación

1- Separar el brócoli por ramitos y cocinarlo al vapor, si lo hacés hervido tratá de colarlo bien. 

2-  Una vez cocido lo picas groseramente. No es necesario que quede molido.

3- Luego se coloca en un bol y se mezcla con el huevo. Cuando está bien revuelto se agrega la leche, luego el queso, la sal, la cebolla si así lo quieren y la harina y se revuelve hasta que queda una pasta bien homogénea, que luego se levanta entre dos cucharas para darle la forma de croqueta o torreja o buñuelo o como quieran decierle.

4- Cuando está lista la pasta, se aceita una una tartera o molde de pizza, (o rocias con aceite vegetal) y dispones en ella cada porción, sin juntarlas demasiado, porque luego aumentan su tamaño. Cuando notás que la base tomó consistencia, das vuelta con espátula y terminás la cocción.

Si la opción de cocción al horno no te gusta, van derecho de las cucharas al aceite bien caliente de la sartén. Eso lo deciden ustedes. 

Consejo: Si llegaran a notar que la pasta quedó muy desarmada o líquida se le puede agregar un poco más de harina, si quedó demasiado pastosa un poco más de leche u otro huevo. Y en ese caso las vas a notar más esponjosas.

Otra receta Flan de brócoli, la sorpresa familiar