Croquetas de arroz al horno que te salvan en minutos - Mendoza Post
Sábado 8 May 2021
porGabriela Moreno
Periodista

Estás son las recetas que aprendés de las madres y abuelas, esas que te salvan cuando estás a minutos del "¿Qué comemos?" Fácil, rápidas y el ricas depende de si te gusta el arroz.

Yo las llamo "Croquetas de arroz al horno", pero se acepta la discusión de si son torrejas o hamburguesas, como también se admite que cuando las hacía la abuela eran fritas. Pero así como los tiempos cambian, las recetas se adaptan también.

Incluso, he hecho esta preparación con harina premezcla sin TACC y han quedado geniales, sólo que he tenido que agregarle polvo de hornear. Se los menciono porque puede ser una opción para los intolerantes al gluten o celíacos. 

Los ingredientes son pocos, el tiempo de preparación también. El resto es trabajo del horno. 

Ingredientes: arroz hervido 2 tazas (se puede usar lo que quedó de otra preparación también), 1/2 cebolla o cebolla deshidratada, 1 zanahoria grande,  perejil fresco picado o deshidratado, 1 cucharada de queso de rallar (opcional), 2 o tres huevos según sea necesario, sal y pimienta, y harina leudante cantidad necesaria. 

Preparación:

1- Colocar el arroz ya hervido en un bol y agregar el perejil y la cebolla, si no usan deshidratados la cebolla debe saltearse hasta que quede trasparente en un poquito de aceite. A eso sumarle la zanahoria rallada, la sal y la pimienta a gusto y mezclar.

2- Agregar los huevos y revolver la preparación con cuchara, al mismo tiempo sumar la leche y el queso.

3- Por último sumar la harina leudante. Lo ideal es hacerlo de a poco, de a cucharadas, hasta obtener una pasta que pueda sostenerse entre dos cucharas sin que caiga demasiado por los bordes.

4- Cuando la pasta está bien mezclada, se toma una porción entre las dos cucharas y se coloca en una bandeja para horno previamente aceitada. Lo recomendable es que el aceite se note, es decir que no quede simplemente rociado, para poder luego darlas vueltas sin que se peguen. 

5- Cuando las dispongan en la fuente recuerden dejar un espacio entre ellas, porque la harina leudante hará que aumenten un poco de tamaño. Una vez dispuestas van al horno. Cuando noten que la parte de abajo tomó colorcito y la de arriba está cocida pero aún muy clara hay que darlas vuelta y dejarlas unos minutos más. 

6- Al sacarlas van a notar que no tienen mucho aceite, pero si quieren pueden colocarlas sobre un papel absorbente para quitarle el resto. 

7- El último paso es llevarlas a la mesa. Si las quieren acompañar con algo el tomate con orégano es buena compañía. Como siempre les digo, si se animan a hacerlas, que las disfruten. 

Más recetas Pastel de zanahoria en licuadora

Esta nota habla de: