Como descongelar, limpiar y quitar malos olores de tu heladera - Mendoza Post
Como descongelar, limpiar y quitar malos olores de tu heladera

Lavar el refrigerador puede parecer agobiante, pero si lo haces regularmente batallarás mucho menos en dejarlo limpio y sin malos olores

Como descongelar, limpiar y quitar malos olores de tu heladera

Por: Mendoza PostJueves 8 Jul 2021

 Si abriste la heladera y te llevaste encontraste con malos olores es un indicativo seguro de que es momento de hacer la limpieza de este electrodoméstico. Este aparato nos resulta muy útil en el día a día para almacenar y conservar en buen estado la comida, aunque hay momentos en los que solemos olvidarnos de él y de sus cuidados, mismos que son muy importantes.

De igual forma nos cuesta trabajo pensar en invertir en un nuevo aparato si el que usamos ya es viejo, pero sigue funcionando. En los modelos más antiguos no se tenía un sistema para evitar la acumulación de hielo en el congelador y retirar las placas de agua solidificada resulta un proceso largo y tedioso que además significa que estás gastando mucho en tu cuenta de luz.

Sin embargo, si tu situación económica no permite que cambies a un modelo más nuevo, no te preocupes, aquí te damos unos tips para limpiarlo correctamente, deshielar el refrigerados y mantenerlo libre de malos olores. Aunque puede ser tedioso dedicarle tiempo a la limpieza del refrigerador, bien vale la pena por salud y bienestar repetir este proceso al menos una vez cada mes.

Ver: Trucos para limpiar el espejo y dejarlo sin marcas

Todos los tips

Desconecta 

Lo primero es desconectarlo, de esta manera tu electrodoméstico dejará de producir frío y hielo, además de que al mantener por mucho tiempo abiertas las puertas generas un exceso de demanda de energía que lo puede descomponer a la larga y que al mismo tiempo se reflejará en la cuenta de la luz.

Saca todo

Enseguida deberás sacar todo lo que tienes almacenado, incluida la parte del congelador. Desecha todo lo que esté descompuesto, lava lo que se requiera y organiza todo en recipientes cerrados, así podrás mantener todo mucho más higiénico. Si hay comida en un traste grande, cámbiala a uno más pequeño y aprovecha para desechar lo que ya ha caducado.

Descongela con vapor

Al comenzar el proceso coloca una olla  con 1 taza de vinagre de manzana por 3 tazas de agua a fuego alto, deja hasta que hierva y retira. Ya que hayas sacado todo y desconectado, coloca un paño limpio en la base del congelador y pon encima la ollita con el agua caliente, deja cerrada la puerta para que el vapor ayude a acelerar el proceso de descongelado. Retira cuando ya no esté sacando vapor y de ser necesario, repetir.

Usa una espátula

Si tienes una heladera algo viejo, es posible que sufras de las famosas capas de hielo, para ello podes usar una espátula para quitar las partes más gruesas y seguir con el paso de la olla con agua caliente.

Lava las partes removibles

Saca las repisas y los compartimentos removibles y lávalos con una esponja, agua y jabón, esto ayudará a eliminar el máximo de bacterias que pudieran formarse en ellas. Déjalas escurriendo, si es posible donde reciban aire y luz solar.

Lava el refrigerador

Forma una mezcla líquida en una cubeta con 2 litros de agua, 4 cucharadas de bicarbonato de sodio y 1 cucharadita de jabón líquido para trastes, usa un trapo limpio, de preferencia de microfibra, o bien, con una esponja, sumerge en la mezcla y ve pasando por todo el refrigerador, tallando suavemente para retirar la mugre. Haz lo mismo en el congelador ya sin las capas de hielo.

Enjuaga y seca

Ya que has terminado de pasar el trapo con la fórmula limpiadora empieza a rociar vinagre blanco con ayuda de un recipiente que tenga aspersor y pasa un trapo limpio, conforme vayas retirando el jabón y la grasa que quedó al lavarlo. Repite enjuagando bien el trapo hasta que deje de salir espuma o grasa. Finalmente pasa una servilleta de cocina para secar bien el refrigerador.

Seca los removibles

Con ayuda de un recipiente con aspersor pasa vinagre blanco en los removibles ya secos y limpia con un trapo limpio y seco o con una servilleta de cocina, esto ayudará a terminar con los malos olores y la posible grasa que haya quedado. 

Truco para los olores

Ya que terminaste de limpiar tu refrigerador y congelador, puedes conectarlo y comenzar a guardar todo, pero antes de almacenar los alimentos mete en una esquina al fondo del electrodoméstico un refractario y 1/4 de taza de bicarbonato de sodio y 10 clavos de olor, o bien, dos mitades de limones con clavos de olor colocados en la pulpa, o 1/4 de taza de café, así ayudarás a que éstos absorban los malos olores.

Recuerda limpiar por lo menos una vez cada mes tu refrigerador y mantenerte alerta de lo que se está por caducar o echar a perder para usarlo o desecharlo.

Ver: Plataforma de capacitación gratuita te ayuda a buscar trabajo

Esta nota habla de: