Cómo congelar lácteos y ahorrar tiempo y desperdicios - Mendoza Post
Por: Mendoza PostLunes 22 Feb 2021

En épocas duras como estas, hacer acopio de alimentos puede ser conveniente para el bolsillo y la comodidad a la hora de evitar salidas innecesarias a supermercados y comercios. Por eso, el congelamiento como método de conservación puede ser muy útil.

Este procedimiento es popularmente aplicado en carnes, pescados y también frutas y verduras. Sin embargo, hay productos que no se plantean, como los lácteos, pero que también pueden ser conservados en el congelador.

Realizar este trabajo puede ser muy beneficioso, sobre todo cuando, quizá por una oferta, compramos una importante cantidad de leche o yogur, con fecha de caducidad cercana. Si bien el congelador no da vida eterna a los productos, resultará muy útil para alargar las fechas de consumo.

Ver también: Guía práctica para congelar frutas y verduras correctamente

Acá dejamos una serie de recomendaciones generales a tener en cuenta para congelar y descongelar alimentos:

 -Mantener en buen estado el congelador, comprobando que alcanza correctamente la temperatura, limpio y sin hielo o escarcha.
-Dividir en porciones adecuadas.
-Emplar envases adecuados, limpios, de cierre hermético.
-En los líquidos y semilíquidos, dejar un espacio sin rellenar.
- Marcar o etiquetar el contenido, la fecha y, si corresponde, el consumo preferente.

Leche UHT

Puede aguantar bien hasta una semana; el olor y el sabor nos indicará claramente si se ha estropeado. Rara vez la tendremos que congelar, pero podemos hacerlo mientras siga en buen estado, en un recipiente hermético y dejando hueco para el aumento de volumen.

Yogures y leches fermentadas

Si lo que queremos es alargar la conservación, tendremos en cuenta las mismas premisas ya comentadas, considerando que perderá su textura cremosa homogénea.

Los yogures más espesos no necesitan tanto espacio vacío y se descongelarán mucho mejor, al contener menos agua. Claro que la mayoría de yogures de supermercado son realmente "leches fermentadas", elaborados con mezclas de leche desnatada, leche en polvo y, muchas veces, gelatina. Estos productos probablemente pierdan aún más textura al descongelar; tendremos que batirlos bien.

Ver también: Crema de leche casera en pocos pasos y con dos ingredientes

Recordemos que un yogur en realidad no tiene caducidad como tal, la fecha indicada por el fabricante es una recomendación de consumo preferente que se puede alargar incluso semanas.

Queso crema

Los quesos de untar, los llamados tipo Philadelphia, no se recomienda congelarlos porque pierden gran parte de su cremosa textura en el proceso de descongelación.

Quesos frescos

En teoría todos se pueden congelar, pero la pérdida de calidad puede ser muy variable y la mayoría se estropean. Son productos delicados de vida corta.

Quesos especiales y de pasta blanda

Las variedades de quesos de pasta blanda, azules y con hongos, como el brie o el camembert, no se aconseja congelarlos salvo que no quede más remedio y sea la única alternativa a desperdiciarlos.

Quesos duros y semiduros

Curados, semicurados y también los tiernos más firmes y duros son mejores candidatos a la congelación, aquellos que se suelen comercializar en bloques o cuñas.

Manteca

La manteca 100% natural se elabora con nata pasteurizada y tiene una vida útil relativamente larga, mayor si es salada, que puede exceder la fecha de consumo preferente, bien refrigerada. En cualquier caso, también la podemos congelar.

Es aconsejable cortarla en dados pequeños y congelarla en porciones, en recipientes herméticos con el mínimo de aire.

Esta nota habla de: