Los beneficios poco conocidos de tomar colágeno con magnesio - Mendoza Post
Los beneficios poco conocidos de tomar colágeno con magnesio

Esta combinación aumenta los beneficios al potenciar las propiedades de ambos elementos.

Los beneficios poco conocidos de tomar colágeno con magnesio

Por: Mendoza PostMiércoles 4 May 2022 13 días atrás

El colágeno es una proteína que produce el cuerpo de manera natural y que es sumamente necesaria para el buen funcionamiento del organismo, ya que proporciona estructura a la piel y fortalece los huesos, entre otras importantes funciones.

A partir de los 30 años, la producción de colágeno comienza a disminuir, lo que provoca la aparición de arrugas y molestias en las articulaciones.

Es a partir de ese momento que las personas comienzan con tratamientos cosméticos o naturales para colaborar con la producción de colágeno.

Uno de los tratamientos que se utilizan con este fin, es el que se realiza a base de colágeno con magnesio. Según el sitio El Universo, esta combinación aumenta los beneficios al potenciar las propiedades de ambos elementos.

Beneficios del colágeno con magnesio

Se trata de un complemento ideal para proteger la piel y sirve para humectarla; también ayuda a cicatrizar las heridas.

Ver también: Los 4 beneficios que brindan las semillas de chía

Además, mejora la apariencia de dientes, uñas y cabello. Otro beneficio del colágeno con magnesio es que posee propiedades antiinflamatorias y analgésicas, por lo que es un gran aliado para personas que tienen problemas en sus articulaciones.

Esta combinación también es de gran ayuda para conciliar el sueño adecuadamente, ya que brinda una sensación de relajación que colabora con tal fin.

Ver también: Rico, rápido y fácil, la mejor receta para hacer chipá casero

Y, como si esto fuera poco, retrasa el envejecimiento. Al tomar colágeno con magnesio vas a lograr una piel más suave, disminuyendo las arrugas y líneas de expresión.

Cómo tomar colágeno con magnesio

Se aconseja tomar 3 dosis repartidas en las comidas principales: desayuno, almuerzo y cena. En polvo, se puede diluir con agua, leche, jugo, puré o yogur, siempre que se pueda mezclar bien y no queden grumos.

Cabe recordar que es recomendable consultar a un especialista antes de consumir cualquier suplemento. 

Esta nota habla de: