Las 10 tareas para que tu jardín luzca impecable en otoño - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 21 Mar 2021

Llegó el otoño y el cambio de temperatura ya se hace sentir: menos sol, más lluvia, la naturaleza a nuestro alrededor se transforma y la jardinería va cediendo espacios, a la espera de una nueva primavera.

Sin embargo, hay varias tareas de jardinería que se pueden realizar durante esta época en la que Mendoza luce especialmente linda.

Según un artículo publicado por La Nación, estas son las 10 tareas que no podés dejar de hacer durante el otoño para mantener tu jardín, balcón, patio o terraza siempre impecable.

-Podar las enredaderas, herbáceas y arbustos que florecieron en el verano, sacando flores y ramas secas. Desmalezar y retirar todo el material que no aporte estructura, color, belleza o alimento para las aves. Lo que se retira, puede ir a la compostera o puede ser usado como mulch o cobertura orgánica.

Ver también: Lo que tenés que saber para cultivar tomates cherry en tu casa

-Incorporar materia orgánica, como compost, mantillo con humus de lombriz o bocashi, un preparado de minerales y materia orgánica fermentada que aporta microorganismos y nutrientes al suelo, mejora su estructura y elimina patógenos. Al entrar luz al suelo, prosperará la autosiembra, que se puede ayudar con nuevas semillas; en este caso, de anuales de otoño-invierno, como espuelas de caballero, nigelas, amapolas y campanas de Irlanda.

-Mantener a raya a las especies más invasivas, como persicarias, verbenas, lantanas, phlomis, Salvia uliginosa, Echium, Tanacetum, Achilleas y Teucrium hircanicum, entre otras. Podarlas -hacer gajos con los esquejes-, achicar matas o disminuir el número de ejemplares si se autosembraron.

Ver también: Estos son los 4 vegetales más fáciles para cultivar en casa

-Las hormigas están al ataque. Una opción orgánica es dejar mitades de naranjas y, al día siguiente, retirar la cáscara con las hormigas adentro. En jardines con mucho problema de hormigas, el fipronil es un insecticida de amplio espectro que puede aplicarse en las plantas y en el suelo.

-La humedad atrae caracoles y babosas. Para atraparlos, por la noche se pueden dejar recipientes o trapos embebidos con cerveza o con una mezcla de agua, azúcar y levadura. Si están atacando severamente alguna planta, se puede hacer alrededor de ella un anillo protector con ceniza o con cáscaras de huevo trituradas.

Ver también: Cómo cultivar un limonero desde una semilla

-En esta época, se plantan la mayoría de los bulbos de floración primaveral, directamente en tierra o en maceta. La profundidad es dos veces la altura del bulbo y en suelos arcillosos es conveniente colocarlos sobre arena y enterrarlos con una mezcla de tierra y arena.

-Es un buen momento para plantar arbustos envasados si se encuentran plantas nuevas en los viveros, ya que quedan algunos meses para que se establezcan y lleguen fuertes al invierno. En el caso de los árboles, es mejor esperar a que tomen color otoñal para elegir ejemplares de buen color y vigor.

Ver también: Plantas de interior: tips para que tu ficus crezca perfecto

-En cuanto a la propagación, es una buena época para hacer nuevas plantas a partir de gajos. Por ejemplo, romero, lavandas, Hebe, Choisya, Lavatera, aljabas y algunas variedades de salvia, además de las hortensias, que funcionan bien. También se pueden seguir dividiendo herbáceas durante marzo y abril, siempre según la zona y cuándo empieza el frío.

-Sobre todo en patios, terrazas y balcones, barrer hojas secas constantemente para que no se tapen las rejillas y así prevenir inundaciones. Sacar las hojas de las zinguerías y de los techos por la misma razón. Cuando las canaletas se llenan de hojas, el agua desborda y se mete entre las tejas o por cualquier ranura que encuentre, lo que equivale a goteras.

Ver también: Las 8 mejores plantas para cultivar con tus tomates

-En caso de tener riego automático, bajar la cantidad de minutos y la regularidad. En cada jardín, patio, balcón o terraza, va a ser distinto lo que se programe, porque hay algunos factores que pueden variar. Por ejemplo, el tamaño de las macetas, ya que las macetas chicas se secan más rápido que las grandes; o las diferencias de insolación, porque hay lugares con más sol directo que otros; o las necesidades específicas de agua de cada planta, ya que algunas necesitan más agua que otras. Si en verano se suele regar todos los días, en otoño se puede regar 1 o 2 veces por semana.

Esta nota habla de: