Whitney Houston, a 9 años de su muerte: detalles de su trágico final - Mendoza Post
Por: Mendoza PostJueves 11 Feb 2021

Whitney Houston fue una de las artistas más admiradas, incluso una de las mejores pagas del mundo. Sin embargo, nada pudo detener su trágico destino. Este jueves se cumplen nueve años de su muerte: la cantante tenía 48 años.

A fines de los 80 se convirtió en la artista femenina más premiada de todos los tiempos. Su voz era un don y todos parecían amarla. Sin embargo, la presión por mantener esa imagen de "chica buena" terminó desbordándola.

Este marketing fue obra y gracia de su mentor, Clive Davis - quien la descubrió a los 19 años y produjo casi todos sus trabajos -, que imponía una versión ejemplar de Whitney, bautizada como "Whitey" (Blanquita) por no ser "lo suficientemente negra", justamente por estas actitudes que hacían creer que se trataba de un verdadero ángel.

Su infancia lejos estuvo de ser perfecta, como intentaban mostrar: las drogas en su familia eran una constante y había empezado a consumir cocaína con su hermano Michael a los 14 años. También se supo que tanto la cantante como sus hermanos eran abusados sexualmente por una prima, la también artista Dee Dee Warwick.

Whitney pasó a ser el sostén de su familia, por lo que mantener esta imagen de pureza se volvió un modo de vida para todos ellos. Esto incluía ocultar los detalles de su vida sentimental y, por supuesto, sexual. Un gran contraste con esa mujer que murió sola y ahogada en el baño de un hotel.

Ver también: Bob Marley cumpliría 76 años: 10 canciones para recordarlo

Davis buscaba crear una diva pop que trascendiera todos los géneros. El primer disco, Whitney Houston (1985), se convirtió en el álbum debut más vendido por una artista solista. El segundo, Whitney (1987), fue igual de exitoso. A los 23 años, con una fortuna de alrededor de US$44 millones, ya era para Forbes una de las diez artistas mejor pagas de los Estados Unidos.

Las entrevistas por aquel entonces eran limitadas: nada podía fallar en el plan de Davis. Sin embargo, la exitosa cantante se involucró con el músico Bobby Brown, que bien tenía ganada su fama de "bad boy", y su vida dio un giro inesperado.

Se casaron el 18 de julio de 1992. Brown cuenta en su biografía que la primera vez que la vio tomando cocaína fue vestida de novia, antes de la boda que tuvo entre otros invitados a Donald Trump y Gloria Estefan. Esa imagen selló el destino de la pareja.

En 1991, Whitney filmó El guardaespaldas junto a Kevin Costner, en donde interpretó "I will always love you" uno de los clásicos románticos del siglo. El soundtrack de la película fue el más vendido de todos los tiempos. No faltaba mucho, sin embargo, para que sus adicciones se empezaran a notar.

Más tarde le confesaría a Oprah Winfrey en una famosa entrevista que su dependencia de las sustancias había escalado después del nacimiento de su única hija, Bobbi Kristina, en 1993.

En 1996, para el lanzamiento de La mujer del predicador, con Denzel Washington, tomaba cocaína todos los días. Por entonces, Bobby fue a la cárcel por manejar borracho. Sería uno de sus numerosos arrestos e ingresos en centros de rehabilitación por su consumo de alcohol y drogas.

Ver también: Recorré la mansión de Angelina Jolie de 25 millones de dólares

En 1999 canceló cinco conciertos. En 2000 le encontraron marihuana en el aeropuerto de Hawai. En marzo de ese año iba a cantar Somewhere over the rainbow en los Oscars, pero en el ensayo se mostró desorientada y no logró acordarse de la letra, por lo que la eliminaron de la programación.

Parecía que no podía caer más bajo, cuando se presentó en el festejo por los 30 años de carrera de Michael Jackson. Estaba demacrada, como un esqueleto gris. Clive Davis le escribió entonces una carta rogándole que se internara: "Te vas a morir", le advirtió.

En 2004, se internó por primera vez en una clínica de rehabilitación, pero se fue a los cinco días. Al año siguiente, logró pasar dos meses desintoxicándose. Pero para cuando, en junio 2005, Bobby fue liberado de su última condena y la pareja comenzó a grabar el reality Being Bobby Brown, Whitney había vuelto a consumir.

En septiembre de 2006, Whitney se separó legalmente del padre de su hija y se quedó con la custodia, después de una sucesión de rumores de infidelidades.

Ver también: La ex de Luis Miguel mostró al hijo menor del cantante

Se mudó con Bobbi Kristina a California para recuperar su carrera y volvió a comprometerse con la rehabilitación. Pero había perdido la voz, su instrumento, y sin eso, no había regreso posible.

Stevie Wonder le recomendó entonces al famoso coach vocal Gary Catona: "Parecía que había pasado por un trauma, pero fue mi alumna más devota: floreció". En 2007, Davis volvió a llamarla para grabar: "¿Estás lista?". Ella dijo que sí. No había recuperado del todo la potencia de su voz, pero se sentía segura. Davis quería que volviera con un tema sobre su redención. Y lo hizo: en 2009, emocionó al público de los American Music Awards con I didn't know my own strength ("No conocía mi propia fuerza"). Sería su última gran actuación.

Los días finales

Su cuerpo fue encontrado por su asistente el 11 de febrero de 2012, a horas de la fiesta de Clive Davis en los Grammy, el lugar que la consagró. La fiesta ni siquiera se detuvo con la noticia de su muerte.

La asistente de Houston, Mary Jones, dejó el vestido que la cantante iba a usar en la gala de esa noche sobre la cama de su cuarto del Beverly Hilton. Cerca del mediodía, Whitney habló con su prima Dionne Warwick, con quien iba a compartir mesa en la fiesta, y alrededor de las tres atendió la llamada de su madre, Cissy.

Jones la encontraría media hora después, flotando desnuda y boca abajo en la bañera rebalsada de agua hirviendo. Tenía 48 años y la autopsia confirmó que había ahogado accidentalmente, mareada por el alcohol, la cocaína y una cardiopatía derivada de su adicción.

El examen toxicológico indicó que había consumido una alta dosis de la sustancia antes de morir. También encontraron rastros de marihuana, un relajante muscular, medicación para la alergia y Xanax.

Ver también: Warner Bross le puso tapaboca a Frodo, Neo, Wonder Woman e It

No era una sorpresa, la estrella de Whitney había estado apagándose durante las últimas dos décadas, sin que nadie entendiera la razón.

Quien más se acercó a resolver el enigma fue Robyn Crawford, quien fuera su asistente personal y, en definitiva,su gran amor: "A la compañía discográfica, a los miembros de la banda, a su familia, a sus amigos, a mí. Whitney le daba de comer a todo el mundo. Muy dentro suyo eso es lo que la agotó".

Esta nota habla de: