"Hay gran preocupación por la situación social" - Mendoza Post
"Hay gran preocupación por la situación social"

Marcelo Colombo (57), nuevo arzobispo de Mendoza. Aborto, pobreza, derechos, política, y la causa de los cuadernos.

"Hay gran preocupación por la situación social"

Lunes 20 Ago 2018
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

El arzobispo Marcelo Colombo parece un tipo afable, inteligente, sociable, cuidadoso de sus opiniones -como todo purpurado de la Iglesia Católica- pero formado en la "Universidad de la Calle", en las trincheras sociales de Florencio Varela. Allí vivió de cerca la pobreza, los despidos masivos, muy cerca del obispo Jorge Novak. 

A poco de desandar la conversación con el nuevo monseñor de los mendocinos, es fácil anticipar que más temprano que tarde, se meterá en alguna disputa política con el oficialismo, justamente por la pobreza, el ajuste, o incluso el aborto.

Nos recibió en el seminario que la Archidiocesis de Mendoza tiene en El Bermejo, salió él mismo a la puerta a buscarnos, y desde el vamos se notan diferencias en su forma de relacionarse respecto de sus antecesores Carlos María Franzini, muy distante de la opinión pública, fallecido el 8 de diciembre del año pasado, y José María Arancibia, un gran experto en esquivar las polémicas urticantes. 

Colombo arrancó distinto, en su primera homilía hace apenas diez días pidió que se respete la voluntad del Senado en contra del aborto, y es obvio que su formación de "cura villero", le motiva una mirada critica sobre el gobierno. Cree que Macri no le encuentra "la vuelta" a la Economía.

Lo que sigue, es un resumen de la charla con el nuevo arzobispo de Mendoza, abogado y porteño, de 57 años, para más datos.

...

- Nunca fue un cura a tocar la puerta de casa, en cambio los evangélicos sí. ¿Están perdiendo la clientela de Dios?

- Son métodos de evangelización diferentes. A mí me ha tocado -como sacerdote- tocar puertas, ir con una imagen de la Virgen... o hacer una visita con una Biblia. Seguramente hay muchos lugares en donde la visita misionera es parte del método evangelizador.

Evidentemente, las visitas de nuestros hermanos de otras confesiones religiosas son también un instrumento para ganar adeptos o incorporar fieles. Creo que el proselitismo -como tal- no es significativo. Como decía el Papa Benedicto, no es por proselitismo que se incorporan, sino por testimonio. Más de una vez, un feo testimonio destruye una obra evangelizadora y uno bueno, gana un alma, gana una vida.

- ¿A qué le llaman testimonio?

- En general "dar testimonio" es más importante que el proselitismo, y darlo es con el ejemplo y los actos de la propia vida, comunicando alegremente a aquellos que no creen.

- Es muy difícil conocer personas que comiencen a ser católicos en la adultez. A otras religiones, llegan a cualquier edad. Incluso al islam.

- Nosotros somos un país católico. En otros lugares de Europa y en África hay muchas personas que se incorporan en edad tardía. De hecho, por eso existe el bautismo tardío.

- ¿Qué sabe de la feligresía de Mendoza?

- Llevo pocos días en la provincia. Lo que puedo decir es que he sido bien recibido, muy "esperado" y eso me hace muy responsable de lo que pueda darle a mi pueblo. Creo que Mendoza es un pueblo que tiene muchos valores y la feligresía católica tiene una actividad muy importante en cuanto a la solidaridad. Hoy se está trabajando mucho en este tema.

- ¿Ya le pasaron una lista de "aportantes" de la Iglesia Católica?

- No, y no creo que se parta desde esos parámetros para identificar a los fieles. Creo que es muy importante valorar a cada uno, como en el Evangelio con la "moneda de la viuda".

- ¿Conoce al papa Francisco?

- Sí, sobre todo desde que soy obispo. En Argentina fuimos compañeros en la Conferencia Episcopal y después en Roma, visitándolo.

- ¿El Papa es peronista?

- No diría eso, sin embargo, diría que Francisco tiene una gran valoración de lo popular y esto le viene de la teología. El pueblo como portador de la fortaleza y de la esperanza.

- ¿Y usted? ¿Es peronista?

- No podría tener una ideología partidista.

- ¿Están enojados con este Gobierno por la discusión sobre el aborto?

- En realidad, más que enojo... existe la preocupación de que no se generen nuevas grietas en la sociedad. Y en todo caso, los debates políticos nos deberían permitir la elección de los representantes que hablen de estos temas. Es muy triste que los candidatos no tengan estos temas en sus plataformas.

- Usted sabrá que la Ministra de Salud de la provincia Elisabeth Crescitelli está a favor del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo... y ahora la Legislatura va a tratar la venta de la droga Misoprostol...

- No conozco a ningún funcionario, salvo al Presidente Previsional del Senado, (Juan Carlos Jaliff).

- ¿Vio que hay un pañuelo naranja que pide la separación de la Iglesia del Estado?

- No hay tal matrimonio.

- Figura en la Constitución, en el artículo 2.

- No, en la Constitución figura el aporte o el sostenimiento de la Iglesia, pero no hay esa unidad.

- Parecería que la Iglesia Católica estuvo ausente en la discusión sobre el aborto, hasta el final, en el que jugaron fuerte. Ahora se viene otro debate, para incorporar el aborto al Código Penal. ¿Cómo va a ser la estrategia?

- La Iglesia hizo que toda la sociedad se hiciera cargo del debate. Somos como Iglesia parte de la sociedad y buscamos generar consensos, y no imponer sus discursos, salvo en anunciar el dogma a sus fieles. Hay una necesidad de ser claros con nuestros fieles, y ante la sociedad hay una necesidad de ser claros con lo que pensamos y creemos.

- El aborto clandestino, sigue ocurriendo...

- Por eso se hace necesario extremar el cuidado de la vida, y por eso la existencia de los curas villeros. Acá debe existir el acompañamiento a situaciones previas al aborto, o tratar de estar presentes en la vida de las personas que se tienen que enfrentar a esos momentos.

- ¿Usted le aconsejaría a un joven que use un preservativo?

- Tenemos otra comprensión de la sexualidad, no me toca a mí estar en esos menesteres.

- Obispo, no se corra del problema...

- Se trata de ingresar al tema con otra mirada.

- ¿Pero los jóvenes no le preguntan?

- No.

- A los curitas y a los pastores sí les preguntan.

- No entraría en esos detalles en una conversación con un joven. Yo trato de entrar en otros aspectos más cercanos a la afectividad.

- ¿Cómo está la situación social de la Argentina, de acuerdo a la visión de la Iglesia Católica?

- La vemos con gran preocupación, sobre todo por lo que ha sido el cierre de algunos programas sociales muy importantes. Los despidos en algunos ámbitos que eran soporte de algunas economías regionales, como los técnicos de la agricultura familiar... Hay 600 despidos en todo el país de estos técnicos. Sentimos preocupación por quienes forman los precios, y por este Estado que va detrás de la crisis cambiaria y que no parece encontrarle la vuelta...

- Ha llegado a Mendoza con "perfil alto". ¿No le preocupa, no le da miedo tener mala relación con la política?

- No, me da miedo y soy coherente con mi fe.

- ¿La política le interesa menos?

- Soy respetuoso de la investidura política. Tengo que alentar ese respeto, pero no dejo de decir lo que pienso.

- ¿Qué opina de los curas que intentan candidaturas? Me acuerdo cuando Jaime De Nevares le ganó al MPN en Neuquén.

- De Nevares fue un caso muy particular. Ganó una elección de convencionales constituyentes. Pero para casos ejecutivos es distinto. La gestión ejecutiva marca una relación con el mundo... No estamos formados para esa tarea.

- ¿Qué le dice a un joven para que se arrime a la Iglesia?

- Siempre pienso en proponer el conocimiento de la persona de Cristo, lo institucional y lo eclesiástico es siempre en segundo plano. Creo que eso es lo que más puede seducir a un joven.

- ¿Cómo es la historia de su familia?

- Mi papá falleció hace catorce años. Papá y mamá se conocieron muy jóvenes, 13 y 15 años, estuvieron de novios siete años y estuvieron casados 44 años más. Mi papá era mecánico dental y mi mamá, ama de casa. Tengo un hermano. Yo soy el mayor.

- ¿Cómo le vino esto de ser cura?

- Me crié en un colegio salesiano, en Almagro.

- ¿Tenemos un obispo porteño?

- Hay cosas peores. Ahí valoré mucho el trabajo con los jóvenes, pero después conocí a un gran obispo en la década de los '80, a monseñor Jorge Novak, defensor de los derechos humanos. Yo ya estaba trabajando en un estudio jurídico laboral y a través de ese servicio entré en contacto con él. Y la identificación con él, estar en las ollas populares, ver los despidos en masa, me llevaron a trabajar en esas barriadas en Florencio Varela, en Buenos Aires. En el origen de mi sacerdocio hay una inquietud social.

- Podría haber sido gremialista y terminó de obispo.

- Podría haber sido periodista...

- Creo que los sacerdotes no tienen una forma satisfactoria de solucionar el dilema de su sexualidad, ¿qué opinión tiene respecto del celibato?

- En la evolución de la Iglesia, la incorporación del celibato como opción de vida marcó un verdadero valor como entrega absoluta, total. Hoy empieza a considerarse el llamado de hombres casados al Ministerio Sacerdotal. Por ejemplo, esto se va a tratar en 2019. Pero no tanto el que se cambie el celibato, sino que la comunidad comisione a personas para formarse en el sacerdocio.

- Llega a Mendoza, y pronto le va a tocar el juicio oral por los abusos en el Próvolo...

- El camino de la verdad es doloroso, pero es inevitable y cuando se trata de hacer justicia a los pobres y a los abusados, no hay duda de que hay que transitarlo.

- El Papa acaba de castigar a un obispo chileno por encubrir abusos... él mismo pidió disculpas. En Estados Unidos un jurado reveló 300 casos de curas abusadores... ¿Cómo se recorre el camino de Justicia que marca Francisco?

- Jesús decía que "la verdad los hará libres".

- ¿Qué le preocupa?

- No llegar a todos los que quisiera, me gustaría llegar a cada mendocino, y a cada católico mendocino.

- ¿Qué opina del escándalo de los cuadernos?

- Es un momento muy delicado... Van apareciendo distintos elementos, para ayudar a comprender qué pasó con el dinero en la Argentina. Ahora, la utilización política de la Justicia es siempre una preocupación para nosotros.

- ¿Cree que hay una utilización política, que se persigue a los miembros del gobierno anterior con el caso?

- ¡No! No... lo que digo es... Ojalá se llegue hasta las últimas consecuencias, y se extremen y cuiden todas las categorías constitucionales.

- ¿Usted perdonaría a un De Vido, por ejemplo?

- Para perdonar, lo fundamental es el arrepentimiento del otro...