Omar De Marchi: "Aspiro a conducir la transformación de Mendoza" - Mendoza Post
Omar De Marchi: "Aspiro a conducir la transformación de Mendoza"

El jefe del Pro en Mendoza marca sus diferencias con la UCR. Quiere más lugares en las listas.

Omar De Marchi: "Aspiro a conducir la transformación de Mendoza"

Miércoles 7 Jul 2021
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

Sabemos que es uno de los oradores más picantes de la actualidad. Sus intervenciones anti K en el Congreso no pasan desapercibidas y también sabemos que es el dueño de la franquicia política de Mauricio Macri en Mendoza. Es Omar De Marchi que está activado en modo debatidor interno en el proceso de la definición de las candidaturas para las próximas legislativas dentro del frente gobernante Cambia Mendoza.

  "Yo banco, valoro al gobernador pero es verdad que hace falta más potencia para que transformemos esto porque Mendoza va decayendo y seguimos viviendo de viejos pergaminos. Cuando uno ve los números económicos ya nos superó Neuquén, San Juan y San Luis en ingreso per cápita. Mendoza está séptima por ingreso de PBI".   

Es tiempo de ser crítico al radicalismo y en especial con Alfredo Cornejo y con Rodolfo Suarez en segundo plano. Presten atención a las definiciones del diputado nacional y jefe macrista local. La sugerencia es leer entrelíneas a De Marchi en esta entrevista en medio de las urgencias que transitamos a diario. 

García Zalazar: "Alentamos las PASO pero son pocos los que se arriesgan"

Calibra sus dichos y en términos futbolísticos mete pases al vacío para que el lector avispado haga la diagonal y quede de cara a la definición política contra el jefe de la UCR, último objetivo de De Marchi. Leamos.

-¿Qué es el Pro para el frente Cambia Mendoza?

-El Pro es un partido consolidado en Mendoza y le da fisonomía y fortaleza al Frente. Y trabajamos para crecer. Nuestra ala técnica que es la Fundación Pensar y desde el plano político tenemos un armado territorial creciente.

-¿Planteará elecciones primarias como en 2019?

-Nosotros confiamos que tiene que haber un acuerdo razonable con el radicalismo. Aspiramos a que eso suceda y creemos que el camino no son las elecciones primarias. Estas PASO están claramente influenciadas por la estructura rentada del radicalismo. Por eso no sería razonable someternos a unas PASO. Obviamente si el radicalismo no quisiera abrir las puertas al acuerdo y esto no tuviera el contexto de frente, sino de un contrato de adhesión al radicalismo, entonces los caminos son otros y no una PASO, obviamente. Pero confiamos en que habrá un acuerdo razonable.

Habilitan las reuniones familiares en Mendoza

-¿En que se basa esa confianza?

-La confianza se basa en la inteligencia de los dirigentes del radicalismo. Cerrarse y no permitir la integración de un frente, comprometería seriamente la fortaleza de un frente electoral. Nosotros no somos un partido de adhesión. Nuestra conducción no es de empleados de ningún ámbito del gobierno y no dependemos de la decisión de otros. Tenemos independencia, fortaleza, proyectos y estructura. Por lo cual nuestra intención tiene que ver con la integración de la Provincia de Mendoza no con otros intereses.

-¿Si el Pro no es un partido de adhesión al radicalismo, los otros sí lo son?

-No voy a hablar de los otros partidos del frente. Me ocupo solo del Pro.

-¿Sigue en pie su proyecto de ser gobernador de Mendoza?

-No tengo un proyecto personal pero aspiro a conducir una transformación de Mendoza. Ha habido gobiernos razonables y malos pero debemos sumar a todos para armar un proyecto que nos haga producir cambios profundos. Mendoza tiene el 50 por ciento de pobres como tiene el conourbano bonaerense. Advertimos que el proceso de transformación es muy lento.

La Cámara ratificó la extinción de dominio en el Caso Lobos

-Las circunstancias le han impuesto ese ritmo a Suarez.

-Sí pero estas mismas circunstancias hubieran permitido hacer cambios que en otro momento no se harían como una importante transformación del Estado incorporando conectividad, por ejemplo. Hubiera sido una oportunidad para ocuparse de los 170 mil mendocinos o mejor dicho, 30 mil familias que están fuera de juego. Son las personas que están en asentamientos inestables. Si tenés una inversión tan impresionante por parte de la Nación, se podría haber ocupado en la mejora del hábitat de la población. También se podría haber encarado una transformación del sistema educativo con más conectividad.