Orozco: "Las Heras tiene todo para explotar... y ser un tren bala" - Mendoza Post
Martes 24 Sep 2019Martes, 24/09/19 atrás
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

Daniel Orozco (59), médico clínico, doctor y amigo de sus pacientes abuelos, va por la reelección al frente del municipio de Las Heras. Un hombre sencillo, inquieto, que dice deberá "ganarle a Ciurca" otra vez para seguir comandando la comuna. Y que cree con muchísima fe, que su departamento tiene todo para "explotar". Lo compara con la China de hace 40 años. 

Son solamente algunas de las tantas ideas y pensamientos del candidato que supo ser sorpresa en el emblemático año 2015, y que ahora intentará volver a vencer al peronismo en uno de sus bastiones históricos.  Por la importancia de su departamento, su elección será clave para definir los resultados provinciales.

- ¿Es un lasherino de pura cepa? ¿Nacido y criado?

- Nací en la calle Copacabana 357. Era un campo a seis o siete cuadras de la Municipalidad. Después, le pusieron presidente Perón. En un tambo... Yo con siete vacas, muchas gallinas... mi placer era sacar los huevos de las gallinas... ¡Y hacerme unos cócteles...! ¡Por eso salí tan alto! (risas).

- ¿Qué recuerda de esa época?

- Era de una paz muy pura... mi papá tenía un corralón... Mamá era ama de casa... y mi tía tenía a cargo el tambo. Yo iba todo el tiempo... La gente se acuerda cuando me veían estudiar, trepado a los fardos de pasto. Me quedaba horas ahí leyendo y estudiando, subido al fardo más alto.

- ¿Dónde estudió?

- En la escuela Juan Gregorio Las Heras. Egresé con el mejor promedio, y de allí fui al CUC, donde fui abanderado, además. Me recibí de médico en la UNCuyo.

"El CUC me marcó mucho en mi educación".

- ¿Cómo era en el aula? ¿Buen alumno, hacía picardías?

- Era muy "calladito". Introvertido... hoy nadie podría sospechar que era tímido para hablar con la gente... Pero nadie me maltrató por eso. Me gustaba muchísimo el fútbol. Jugué "de 8" toda la vida. La gente me conoce mucho por eso también... No jugaba en el equipo de los médicos... lo hacía con taxistas, laburantes, a veces con jubilados. Era mi gran pasión. Hasta hace muy poco, jugaba cuatro veces por semana. Martes y jueves, y luego sábados y domingos.

- ¿No se dedicó? ¿Era bueno?

- Cuando tenía quince años vinieron a buscarme del Club Atlético Argentino... Pero mi papá les dijo "éste va a estudiar".

- ¡Le cortaron las piernas!

- Se me corrían las lágrimas...

- ¿Por qué eligió medicina?

- A los 16 ó 17 años... tenía una faceta social... Me gustaba el contacto con la gente... es Difícil de explicar a esa edad. Creo que el CUC me marcó mucho... el estudio... inglés... francés... latín... griego... Tal vez, si no hubiese sido médico habría sido profesor de historia. Uno de mis hijos es egiptólogo. Ha excavado en el Valle de los Reyes... Otra de mis hijas estudia Historia del Arte...

"Las Heras es cultura, recursos, historia... todo..."

- Usted es médico clínico... gerontólogo... que trabaja con abuelos... ¿Cómo se lidia con la muerte de un paciente?

- Sufro. Y sufro realmente muchísimo. Sigo atendiendo por las tardes... porque hay gente que más que pacientes, son amigos. No los puedo dejar... (Silencio.) No he ido más que a dos o tres velorios... Me afecta muchísimo... Estamos peleando con la vida. Los pacientes son mis amigos... Veintiocho años de medicina, 15.000 pacientes en sólo uno de los consultorios... Imaginá la cantidad de personas con las que pude haber tratado.

- ¿Siempre atendió en Las Heras?

- Siempre... Estuve en zonas muy carenciadas... En los 5.000 lotes... en un PAMI que se nos inundaba...

- Supongamos que viene un desconocido... alguien que no conoce Mendoza y que hay que explicarle... ¿Cómo le explica "Qué es Las Heras"?

- Las Heras tiene todo. Sería una explicación emocional... Yo la veo como la China de hace 40 años, que tenía todo para explotar. Las Heras tiene todo para explotar... Recursos naturales, los que pidas... turismo... ahora energía hidroeléctrica... potencial agrícola... Sólo tenemos 1.500 hectáreas cultivadas de vid, pero a la vez la bodega más antigua en funcionamiento que tiene la provincia. La cultura, que es nuestro valor más fuerte. El Campo Histórico, la relación con la gesta sanmartiniana. La cultura incaica, huarpe, los petroglifos... Las minas de Paramillos y El Balcón, Casa de Piedra... Las Heras es cultura, historia, y recursos.

- Ocupa bastante de su tiempo en las reuniones con familias y vecinos... ¿Cómo funciona eso?

- El "mano a mano" con los vecinos es una fascinación. En la charla con las familias surgen las historias... es mi fuerte... Ahí me sale la relación médico-paciente... sé escuchar a la gente. Arrancamos muy temprano, a las 7:00 AM estamos recibiendo a los primeros vecinos, y cerca de las 9:00 ya parto de recorrida a obras, a ver gente, a ocuparnos de las cosas.

"Sufro cuando los abuelos se mueren... son más que pacientes... son amigos..."

- ¿Qué hace cuando ve que la gente a la que va a visitar, tiene necesidades?

- Mientras estamos hablando, alguno de los chicos del gabinete que me acompaña, o el "Osito" Tello, o Néstor Gómez... que saben cómo poner en marcha las cosas enseguida, a quién llamar... Hoy le llevamos a una señora un horno pizzero y unas bolsas de harina para que arranque con su micro emprendimiento. La habíamos visto hacía una semana, en El Plumerillo. A nosotros no nos gusta regalar... esa gente a la que ayudamos, después ayuda a otras... le pedimos que haga tal o cual cosa... Se va construyendo la solidaridad. Tenemos un programa que se llama "Las Heras, te quiero feliz", que es un kit para recibir a los bebés recién nacidos. Recibidor, mantita... un carpintero nos hizo los muebles con su micro emprendimiento... Trabajamos de ese modo.

- Hace unos días, me dijo al aire en la radio que debía "ganarle otra vez a Ciurca..."

- Es así. Es la misma "foto" de 2015. Cambió el candidato. Nosotros sabíamos desde el primer momento, que Carlos estaba tras el armado del sector y de la campaña de Anabel. Es una persona muy influyente en Las Heras, y creo que en el Partido Justicialista de la provincia, en general. Y esta "foto" de Carlos Ciurca y Guillermo Amstutz es la misma de 2019. Les tengo que volver a ganar a los dos. En 2015 ya les gané. Fue un año "bisagra".

- ¿Cómo va la gestión?

- Cuando llegamos, el 80 % de los recursos del municipio se iba en gastos corrientes. Luego, lo fuimos bajando al 72 %. El 51 % de esos gastos era en sueldos, hoy lo bajamos al 42 %. Tenemos tres nóminas salariales guardadas. Tenemos todo para que Las Heras sea un tren bala. Y no uno de carga. Tenemos programas, gestión que se exporta porque nuestros funcionarios reciben distinciones internacionales. Justamente nos invitaron a dar charlas en el Ayuntamiento de Madrid...

- ¿Le entristece el fracaso económico de Macri?

- Me entristece que la Argentina nunca pudo aprovechar los vientos de cola... después de las grandes guerras, a principios y mediados del siglo XX, luego con la soja... Ahora es Vaca Muerta. Pero parece que nunca lo podemos aprovechar. Y eso que este es un país que lo tiene todo. Empezando por la gente que piensa. ¿Cuántos premios Nobel tienen México, o Brasil? Nuestros científicos tienen una capacidad enorme. Debimos haber sido Londres y Paris del Cono Sur. Pero nunca llegamos. Hay una palabra... "Dignitas", que es un concepto social de la antigua Roma, relacionado a la dignidad, al honor, a ser personas hombres y mujeres probos... Mi mayor anhelo es terminar la gestión, los próximos cuatro años si los lasherinos me dan la oportunidad, y poder sentarme a tomar un café con cualquier vecino. Creo que hay un nuevo aire en la política... Lo viste con (Raúl) Rufeil en San Martín... Yo no creía en la política... sí me impresionaba mucho el contacto de Julio (Cobos) con la gente, y la capacidad de ejecución de "Viti" Fayad. Y luego comencé a conocerlo a Alfredo, que me demostró ser un excelente administrador...

- ¿Qué le promete a sus vecinos? ¿Cuál es el compromiso?

Esfuerzo, capacidad de trabajo... Hace cuatro años llegamos con promesas, y pelusa en el bolsillo. Hoy tenemos proyectos en marcha, y un municipio balanceado. A ver... cuando llegamos, nos encontramos a unas 300 familias, un poco más, ocupando unas tierras fiscales sin nada, en Uspallata... un lío administrativo feroz. Ahora les hemos llevado certificados de dominio... Alfredo (Cornejo) se movió en tiempo récord... la Legislatura lo aprobó... ahora tienen calles, les estamos preparando una segunda toma de agua... y pronto tendrán una costanera. Sólo en cuatro años. Por eso... me metí en la política, para demostrar que se pueden cambiar las cosas...