Un "todo terreno" con todo: probamos la Bronco Sport Wildtrak - Mendoza Post
Lunes 9 Ago 2021
porCuyomotor

 A la par de una estrategia global de reconversión que entre otras cosas, incluyó el cese de producción de varios modelos de autos chicos y medianos en el Mercosur, Ford recuperó el nombre Bronco para instalar una submarca de modelos SUV y utilitarios de alta gama, con tracción 4×4.

Poco después de su debut en Estados Unidos, el nombre Bronco se presentó en Argentina a comienzos de este año, con la versión mediana, denominada "Sport". Después de una breve etapa de preventa, esta Bronco Sport comenzó a comercializarse oficialmente en abril pasado. En Cuyomotor probamos en primera instancia la versión Wildtrak, la más equipada y más potente de las dos variantes que se ofrecen, junto a la llamada Big Bend.

Las pruebas se realizaron saliendo desde la planta de Ford en Gral Pacheco (Buenos Aires), con un paso por la Ciudad de Buenos Aires para un corto recorrido de tono "urbano". Luego salimos directamente a la ruta, con destino a las sierras de Córdoba, donde pudimos probarla en distintos tipos de terrenos -algunos bastante escarpados- que pusieran a prueba algunas de sus capacidades "todo terreno".

Diseño exterior e interior

En la silueta de la Bronco predominan las líneas rectas y simples, remarcando el carácter de ser un vehículo 4×4 puro y duro. Como se puede apreciar en las fotos, se asemeja bastante a algunos modelos de Jeep por los voladizos cortos y los pasaruedas altos, aunque también puede dar la sensación de estar frente a algún modelo de Land Rover, por el capot en línea recta y el remate posterior con una caída vertical bien pronunciada.

Podés ver los precios y versiones hoy

Desde el puesto de conducción se percibe la sensación de robustez que busca imponer. El capot es completamente horizontal y cuenta con un doble lomo a lo largo que transmite solidez, aunque se transforma en un obstáculo para tener una visión completa del camino. Es algo que en la conducción off road se subsana con una cámara colocada por encima de la parrilla. Tiene visión "gran angular" y permite ver el piso que tiene en frente con alta calidad de imagen.

En el interior se nota que se trata de un producto de alta calidad. El diseño del habitáculo es muy bueno, amplio y luminoso gracias al techo corredizo, pero también por el parabrisas y las ventanas anchas. Los materiales del tablero, los revestimientos de puertas y la consola denotan buena calidad de terminaciones y trasmiten una muy buena sensación al tacto.

La posición de manejo es muy cómoda. Tiene ajustes eléctricos en la butaca del conductor, volante con regulación en altura y profundidad y asientos calefaccionados. En lo personal me gusta mucho el sistema de selectora de cambios con una ruedita. Al comienzo cuesta acostumbrarse, pero luego se transforma en algo muy cómodo y de rápido accionamiento.

Dos pequeños detalles que criticaría en este aspecto, son las terminaciones en chapa de los costados del vano motor (merecería algún tipo de cobertor) y el uso de una varilla manual para sujetarlo, en lugar de contar con un amortiguador neumático.

Motor, potencia y caja

El motor de esta Bronco Sport Wildtrak es el EcoBoost de cuatro cilindros con 2 litros de cilindrada, asistido por turbo compresor. Entrega unos bestiales 240 caballos de potencia y 373 Nm de torque.

Es un impulsor de excelente comportamiento, que entrega sin dudar toda la dosis de potencia que se le exige con apenas dar un golpe de acelerador. En la configuración de manejo Sport, la aceleración es impresionante, y llega a 100 km/h desde detenido en menos de 8 segundos.

Se combina con una caja automática de ocho marchas, que utiliza el tradicional sistema convertidor de par. La selectora de la caja, tal como mencionamos más arriba, no es una palanca en el medio de la consola ni al volante, sino que es una ruedita que sólo requiere girarla mientras se mantiene apretado el freno. En el medio tiene un botón "M" para hacer los cambios en forma manual, con las levas que están por detrás del volante.

Más abajo, en la consola central también tiene la ruedita selectora de los modos de conducción "G.O.A.T." Tiene en total siete modos: Normal, Eco, Deportivo, Arena, Barro, Rocas y Hielo o nieve. En cada posición se modifica el tipo de transmisión (reparto de tracción, bloqueo del diferencial, etc), la dirección y la respuesta del motor. Incluso en algunos de ellos conecta automáticamente la visión de la cámara delantera.

Equipamiento y seguridad

La Wildtrak se diferencia de la Big Bend por tener carrocería bitono, neumáticos más grandes -los Scorpion todo terreno de 17 pulgadas ; barras sobre el techo y techo corredizo.

Además de esos ítems destacados, tiene un equipamiento muy completo que incluyen entre otras cosas climatizador bizona y sistema multimedia con una pantalla táctil de buen tamaño. El funcionamiento es muy rápido e intuitivo, y trae el sistema que Ford denomina Sync3. Tiene también el GPS integrado -lo cual se agradece mucho- y además se puede conectar al celular por los sistemas Apple Car y Android Auto.

El equipo de audio es de la marca Bang&Olufsen y tiene diez parlantes: el sonido es espectacular. Además, tiene encendido del motor desde la llave, climatizador bizona, encendido del motor a través del control remoto, y en el centro del tablero una pantalla digital de 6,5 pulgadas, para las funciones de la computadora de a bordo, y el interfaz del modo de conducción seleccionado.

Cuenta con un baúl relativamente grande, de 566 litros de capacidad. Tiene un divisor plástico que se puede colocar de distintas maneras y se adapta a distintos usos: incluso como banco de trabajo, al apoyarlo sobre dos patas retráctiles; o bien para usarlo como mesa para picnic. El portón del baúl se puede abrir completo o solamente la luneta, lo que hace muy útil para guardar cosas chicas. Además, son muy útiles las dos luces led que tiene adentro de la tapa del baúl, para iluminar a la mesita.

En el campo de seguridad, el equipamiento es muy completo, con 9 airbags, por supuesto que frenos con ABS, control de estabilidad y tracción, etc. Pero sobre todo se destaca la lista de asistentes activos a la conducción o ADAS, que incluyen el control de velocidad crucero adaptativo en 3 posiciones, frenado autónomo de emergencia, alerta de punto ciego y asistente ante la desviación de carril.

Sobre este último ítem vale destacar que no sólo corrige el volante y lanza un alerta en la pantalla central del tablero, sino que también se complementa con el mantenimiento del volante centrado en el carril. Este se acciona desde un botón distinto, en el volante, y lo que hace es mantener constantemente el vehículo en el medio del carril por el que circula. Si bien al comienzo cuesta un poco acostumbrarse porque realiza una intervención en el volante que puede llegar a molestar, se transforma en algo muy cómodo si llegamos a "entender" su rol.

Otro destacado es el llamado "Trail Control" que regula la velocidad automáticamente para terrenos difíciles o escarpados. Se acciona con un botón ubicado junto a la ruedita del GOAT, y hace que el conductor sólo deba preocuparse por guiar la dirección.

En la lista de faltantes, en cambio, podríamos anotar los espejos exteriores que se deben rebatir manualmente, la regulación eléctrica es sólo para la butaca del conductor, y entre los comandos del volante no hay ninguno para cambiar la estación de radio o la pista del audio, aunque sí tiene el control del volumen.

Podés ver valores actualizados 

Como señalamos más arriba, existen sólo dos niveles de equipamiento que tienen un planteo mecánico bastante diferente. Esta versión Wildtrak compite en el reñido segmento de las SUV medianas, donde lidera Jeep Compass. El competidor directo sería más precisamente la versión Trailhawk de ese modelo, que tiene un motor turbodiesel de 2 litros y 170 CV.

Aparte de ella, es difícil encontrar un competidor con el mismo planteo, por lo que se podría considerar un producto apuntado a un "nicho", aunque ampliando un poco las condiciones, prestaciones y sobre todo el precio, sería posible incluir en esa lista a dos productos de un segmento superior como son las SUV derivadas de pickups, SW4 de Toyota y Trailblazer de Chevrolet.

Bronco Sport es el menor de la nueva familia de la submarca de Ford, que tiene por encima a los todoterrenos puros de nombre Bronco (a secas) y tiene versiones de 3 y 5 puertas, con características más extremas para el Off Road.

Consumo y performance

De las dos versiones presentes de Bronco, esta Wildtrak 2.0 es lógicamente la más "gastadora", por ser de cuatro cilindros y mayor cilindrada. Además, el análisis de la performance se ve afectado por una carrocería que no es de lo más aerodinámica, ya que justamente, no es el objetivo buscado en su concepto, si no más bien el uso "fuera de caminos".

El consumo promedio que medimos fue de 7,8 kilómetros por litro en uso urbano; es decir, que gasta casi 13 litros de combustible para cubrir una distancia de 100 km. En cambio, en un uso en ruta a una velocidad constante de 80 km/h y en modo ecológico, la medición del consumo fue un tanto mejor: gastaría poco menos de 6 litros para recorrer 100 kilómetros, es decir, logra hacer 16,9 kilómetros por litro.

Concesionario oficial

Todas las novedades de la marca del óvalo, las encontrás en JC Lorenzo , concesionario oficial. Mirá la nota de lallegada de la Ford Bronco a Mendoza (ver) 

Conclusiones

La Bronco Sport es una SUV versátil con mucho para disfrutar: un andar muy suave y placentero, excelente confort interior, muchos espacios de guardado y gran comodidad tanto para el conductor y acompañante como para los pasajeros traseros. Tiene detalles de alta calidad, cómodamente ubicados y muy bien pensados, como los revisteros con cierres herméticos detrás de las butacas delanteras; los puertos USB delanteros y traseros, junto a dos puertos USB del "tipo C"; dos tomas de 12v; cargador inalámbrico para celulares; tomas de 12 v e incluso dos tomas más de 240v.

Pero además de esos buenos argumentos para el uso cotidiano o si se quiere "familiar", se trata de un vehículo con excelentes prestaciones dinámicas, muy dócil y listo a todo momento para someterlo a las más duras exigencias en terrenos difíciles.

Según reflejó Cuyomotor, no es precisamente económico, pero en el uso "normal" presenta niveles de consumo más que racionales. El precio final con el que llega a Argentina es de 54.000 dólares, lo que lo pone en un escalón bastante alto frente a la competencia, aunque en rigor se trata de una propuesta que no encuentra demasiados competidores.