Post: Mendoza PostMiércoles 11 Jul 2018 6 días atrás

En la Argentina se consumen al año alrededor de 3.100 millones de cigarrillos producidos en el país en fábricas semiclandestinas y unos 2.600 millones llegados de contrabando desde Paraguay, en dos negocios ilegales de fuerte crecimiento en el mercado fuera de todo control sanitario e impositivo.

Por esos 5.700 millones de cigarrillos de origen ilegal que se consumen en todo el país, el fisco argentino pierde de recaudar más de 8.000 millones de pesos al año, de acuerdo con estudios elaborados para la industria tabacalera.

En cuanto a los cigarrillos "truchos", cada vez con mayor frecuencia se detecta mercadería de producción local desconocida y no declarada, que es vendida en unidades sueltas o en paquetes sin estampilla en las mismas bocas de expendio que los productos legales.

Los cigarrillos "truchos" se suelen vender en las mismas bocas de expendio que los cigarrillos legales. 

La falsificación de paquetes de marcas conocidas apunta en general al segmento más bajo del mercado ya que tiene como destinatario a un consumidor que busca precio y no calidad.

Como esos productos evaden el pago de impuestos, son vendidos a valores significativamente menores que los normales.

Se consumen más de 5.700 millones de cigarrillos "truchos" al año en el país. 

"El cigarrillo es un producto con una gran carga impositiva. La mayor parte del precio que paga el consumidor va a parar al fisco", indicó Juan Félix Marteau, abogado especialista en delitos económicos, quien resaltó la magnitud de la evasión impositiva y que además "no hay ningún tipo de control sanitario" en el producto "trucho".

En lo referido al contrabando, el letrado resaltó a la agencia NA que "Paraguay es un gran productor de cigarrillos que tiene un mercado local muy pequeño, que no alcanza al 5% de lo que produce el país, es decir que produce una enorme cantidad de cigarrillos que se contrabandea en toda la región".