Post: Mendoza PostMiércoles 11 Jul 2018 6 días atrás

El consultor Eduardo D'Alessio suele comentar que cuando realiza una encuesta entre empresarios sobre expectativas de opinión para el Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA) suelen dar "mal" en momentos de crisis económica. Cuando la economía marcha bien, la percepción que tienen los empresarios respecto al corto plazo se cumplen.

En cambio, cuando las cosas van mal, se equivocan. D'Alessio suele decir que al igual que cualquier persona, la percepción del empresario puede estar manchada por su propio deseo.

Puede que se al caso de la última encuesta de expectativa de empresarios, en la cual los empresarios pensaron que el inicio de este año iba a ser bueno, cuando en la realidad, estalló la crisis de falta de financiamiento para el déficit fiscal.

La crisis del dólar movió todas las expectativas

Habían previsto que el período noviembre 2017 a abril 2018 iba a ser de 75 punto (un 7,50 de nota) y cuando vieron lo que pasó, le dieron apenas 31 puntos (un 3). La encuesta demuestra lo inesperada que fue la crisis del dólar que arrancó por febrero, cuando la Reserva Federal de Estados Unidos comenzó a elevar las tasas de interés.

"Si bien la evaluación del último semestre fue marcadamente inferior a lo esperado, las expectativas para el próximo retoman el optimismo, sin llegar a los picos encontrados en la etapa pos electoral", indica el reporte de D'Alessio que fue publicado hoy por Agencia NP.

Los empresarios se muestran muy confiados en que la economía va a salir adelante en los meses que quedan de aquí a octubre. El 51% cree que la economía va a estar mejor o moderadamente mejor. El 24% dice que será igual, y 25% cree que será entre moderadamente peor y peor.

Entre los que creen que la situación estará mejor tienen en cuenta el acuerdo con el FMI y la reclasificación de la Argentina como mercado "emergente". Entre los que creen que la situación empeoró, figura como preocupación que el gobierno no pueda controlar la inflación.

La inflación, imparable