Denuncian a una fábrica de jabón por contaminación - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMiércoles 3 Ene 2018Miércoles 03/01/18 atrás

 En la calle Figueroa Alcorta y Río Negro de Guaymallén funciona una fábrica de jabones llamada López que emana olores nauseabundos debido a que en este lugar se procesan grasas. Los vecinos reclaman que en días de mucho calor no se puede respirar y tienen que andar con barbijos, tapándose la nariz con remeras. Además de eso se le suman los rodeadores, ratas, pericotes y las moscas.

Un vecino expresó: “Vivir así no es vivir porque cuando empieza a emanar olores por poco nos tenemos que poner barbijos. No dan pie con bola para sacar la fabrica porque esto viene desde hace años, esto no es reciente”.

Por otro lado una vecina agregó: “Es un olor muy fuerte, es insoportable, según como viene el viento es a donde va pero no solo eso, también está el problema de las moscas”.

Otro damnificado también aportó su testimonio: “Llegan los camiones con toda la grasa, al aire libre, se paran enfrente de mi casa, chorrean sangre. El otro día tuve que lavar la calle porque se le pinchó una rueda a una camioneta que había quedado inclinada ahí y dejaron un charco de sangre. Estuvo el intendente Iglesias, antes de las elecciones, y le dije, ¿qué hacemos con esa fábrica? y me respondió, ya vamos a ver, no es una cosa fácil”.

Al respercto Javier Mazo, director de Comercio e Industria de Guaymallén, dijo:  “Conocemos el problema, viene de larga data, esto es en la zona de Pedro Molina, precisamente. Estuve reunido con los vecinos por el tema y es una problemática que data de muchos años atrás, se intensifica en esta época por las altas temperaturas y lógicamente emanan muchos más olores que hacen más difícil la convivencia de la gente.

El jabón usa grasa como materia prima. 

“Nosotros estamos trabajando en este tema desde que asumimos, han presentado algunas mejoras de parte de la empresa, han contratado otros técnicos que están llevando las cuestiones relacionadas con el Medio Ambiente. Han mejorado algunas cuestiones técnicas como por ejemplo el sistema contra incendios que da seguridad al lugar y a los vecinos pero sin dudas sabemos que el problema no está solucionado. En este momento y casualmente estamos en una etapa en la que se están venciendo varios plazos, algunas mejoras que no han llegado, que no se han acondicionado y nosotros vamos procediendo, y es lo que le comentábamos a los vecinos, entendiendo su enojo y su apuro pero vamos cumpliendo con procesos legales de los cuales algunos de ellos empiezan a caducar, en esos casos vamos a tomar las medidas que correspondan.