Post: Mendoza PostMiércoles 3 Ene 2018Miércoles, 03/01/18 atrás

El ex jugador de los Pumas, Serafín Dengra, está siendo investigado por la justicia federal por formar parte de una asociación que ofrecía a empresas cancelar de manera fraudulenta sus deudas tributarias, aprovechándose de contactos en el interior de la AFIP. Dengra actuaba como captador de clientes para la banda, aprovechando su círculo de contactos.

Por este hecho, Dengra fue indagado por la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, junto a otras dos docenas de acusados de formar parte de la banda, que se encargaba de facilitar la evasión con facturas, retenciones y DJAI (Declaraciones juradas anticipadas de importación) falsas, y planes de pago manipulados gracias a contactos de la AFIP.

Los dos presuntos jefes de la banda serán Miguel Ángel Lamparelli, actualmente procesado y con prisión preventiva, y Adrián Marcal Gago, prófugo desde hace meses. La manipulación de la banda alcanzaría los mil millones de pesos.

Serafín Dengra, investigado por la justicia federal. 

"Dengra tiene la desgracia de que la carátula lleve su nombre", indicó al diario La Nación el abogado del ex rugbier, Mario Laporta. "Pero esta es su primera experiencia de este tipo, en una investigación que es enorme", indicó.

Dengra confirmó la existencia de la banda, pero aseguró que es una de las víctimas. "Sólo quise ayudar a unas personas, pensando que era de buena fe, para que pudieran obtener una moratoria, pero usaron mi nombre para armar lío. Solo relacioné a una empresa, pero yo no tengo nada que ver, por eso yo sigo en libertad", afirmó.

El ex rugbier sería el captador de una banda que ofrecía cancelar deudas tributarias a empresas. 

Sin embargo, las escuchas telefónicas exponen el involucramiento de Dengra. "No hay elementos probatorios sobre mis clientes, pero sí sobre los que eran los imputados más importantes cuando el expediente estaba en Salta, que son Dengra y Pessotto (otro sospechoso con antecedentes por presunta estafa)", planteó Carlos Marcelo Rodríguez, defensor de Lamparelli y Marcal Gago.

Con esas escuchas se logró reconstruir cómo operaba la banda con la ayuda del área de sistemas de la AFIP, que le marcaba potenciales clientes y borraba deudas, previo pago de comisiones.