Denuncian “escuela de testigos” en los juicios por delitos de lesa humanidad - Mendoza Post
Miércoles 1 Abr 2015Miércoles 01/04/15 atrás
porLuis Gasulla (*)

“El kirchnerismo es capaz de todo pero no me vengan a hablar de los juicios que es lo mejor que hicieron”. La sentencia corresponde a un periodista muy conocido por sus interminables críticos al oficialismo. El corte abrupto que le dio a un familiar de un condenado por delitos de lesa humanidad, demuestra que la intolerancia no es sólo un pecado de este gobierno. Hoy ni Jorge Lanata pone las manos en el fuego por los inmaculados juicios. 

El 24 de marzo pasado, el programa Intratables invitó a Aníbal Guevara, hijo del teniente Guevara, condenado por delitos de lesa humanidad. El conductor del programa de América TV, Santiago del Moro, le dijo sentirse sorprendido. El relato de los derechos humanos cruje y hoy son muchos los que se animan a hablar.

A Aníbal Guevara lo conocí en medio de la investigación preliminar de lo que terminaría siendo mi último libro, “El negocio de la impunidad. La herencia K”. 

Bonadío investiga al titular de la Secretaría de DDHH de la Nación 

Guevara cree que “los juicios sustentan una estructura de abogados que viven de esto”. El mes pasado declaré en la causa que el juez Claudio Bonadío investiga al titular de la secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresnedas, por malversación de fondos públicos en el manejo de las llamadas indemnizaciones a familiares de las víctimas de la dictadura militar. Pero lo que muchos se preguntan es cómo muchos testigos recuerdan pequeños detalles luego de 40 años. Para Mendoza Post, Aníbal insiste en preguntarse “cómo los jueces no se preguntan lo obvio”. 

Los testigos de estos juicios aseguran que el derecho a la defensa parece olvidado.

Las víctimas repiten una y otra vez que recuerdan hechos producto de “la construcción de la memoria”. El siguiente video demuestra las increíbles similitudes de los relatos:

Según tres abogados consultados por el Post, testigo es una persona que por medio de sus sentidos ha percibido una cosa o suceso determinado llamado a deponer sobre los hechos que han caído bajo el dominio de sus sentidos en forma directa. No parece lo que ocurre en los juicios de lesa humanidad. Sin embargo, el Tribunal jamás duda y asume que la memoria no falla, no traiciona; la memoria “construye” y de manera verosímil. Pero lo verosímil no necesariamente es lo que efectivamente pasó sino lo que podría haber pasado.

El 27 de marzo pasado, se realizó "una jornada de acompañamiento a las víctimas de delitos de lesa". Lo organizaron la Dirección para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos y el Centro Dr. Fernando Ulloa. Allí se habló, específicamente, de "una jornada de capacitación". Pero, ¿capacitar para qué a los testigos de los juicios? El orador principal fue el funcionario José Luis Zerillo y se realizó en la ciudad de Mar del Plata. Se explicó que se intenta acompañar "a las víctimas del terrorismo de Estado ante la circunstancia de tener que declarar y revivir los sucesos". Para los familiares de los represores detenidos se trata de la famosa "escuela de testigos".

César Milani, el general de Cristina

El 24 de julio del 2013, Cristina Fernández de Kirchner dijo que no aceptaría "un linchamiento mediático de ningún interés empresarial". Así defendió la designación de César Milani al frente de las Fuerzas Armadas. Muchos compañeros de Milani de los tiempos más nefastos de la historia argentina están detenidos y no se explican cómo el gobierno de los derechos humanos sigue blindando al General de CFK.

(*) Especial para Mendoza Post