Post: Mendoza PostJueves 7 Dic 2017Jueves, 07/12/17 atrás

Un caso de presunto abuso policial fue denunciado por el SUTE en una escuela de Guaymallén. Efectivos policiales se presentaron en el jardín que funciona en la Escuela Guillermo Cano Cano (la foto de arriba es ilustrativa), tras una denuncia por hurto, y habrían requisado a las maestras de un modo que no les pareció apropiado. Buscaban 3.000 pesos que habrían desaparecido de la cartera de una de las docentes.

  El secretario adjunto del SUTE, Alberto Muñoz, se refirió al hecho: “Ayer se comunicaron de una escuela de Guaymallén para decirnos que el lunes se había personado la Policía de la Comisaria 25, por una supuesta denuncia de hurto. La denuncia de hurto es de un jardín que funciona en el mismo establecimiento, son instituciones distintas pero comparten un patio y una cocina. Esta denuncia aún no ha sido ratificada pero la Policía se presentó por orden de un fiscal e inician una especie de allanamiento, empiezan a revisar los muebles de la institución. Esos muebles son escritorios, armarios. Después de esa situación no encuentran nada y solicitan a las docentes que se dirijan a un baño en donde se tienen que quedar en ropa interior y no obstante, después de requisarlas, le hacen un cacheo en las partes íntimas, levantándoles el corpiño. Una situación absolutamente ilegal”. Ante la pregunta de si los agentes que realizaban el cacheo eran hombres y mujeres, respondió: “Actuaban policías hombres y mujeres. Hoy cuando nos presentamos en la Comisaría, nuestra abogada hizo la misma pregunta y le contestan que han sido solo mujeres las que han llevado adelante el procedimiento. Las docentes y celadoras corroboran que han sido hombres y mujeres los que han llevado adelante el operativo”.  

El secretario adjunto del SUTE, Alberto Muñoz.

    “La Fuerza Policial no tenían orden para ingresar a la escuela, no fueron autorizados por los directivos que estaban allí, por lo tanto entendemos que no solamente esto es abuso de poder sino que también es violencia de género porque en el operativo habían hombres que estaba violando la integridad física de docentes y celadoras mujeres. Hay un montón de delitos que vamos a denunciar. El lunes vamos a presentar la denuncia en la misma Fiscalía, además de llevarlo a la Secretaría de la Mujer y a Derechos y Garantías porque entendemos que el procedimiento ha sido inadecuado e ilegal. Vamos a llegar hasta las últimos consecuencias porque no puede ser que se naturalicen estos hecho que no hacen otra cosa que violar el estado de derecho en el cual vivimos”, destacó.    

“No se encontró ni un solo peso de lo que había sido denunciado que se había extraviado o hurtado. Hoy cuando me presenté junto con la abogada en la Fiscalía, el ayudante de forma arbitraria asume que la orden salió de ahí, que el procedimiento ha sido adecuado. Dijeron que había sujetos sospechados y que eso arbitra la posibilidad de la requisa, del intento de allanamiento, sin una orden judicial, con una orden por teléfono. Es muy inconsistente el argumento que dio la Fiscalía hoy, inclusive tuvimos un altercado porque se negaban a darnos el expediente. Entendemos que ha habido abuso de poder como mínimo”, afirmó.

Cabe destacar que el Post se comunicó con el jefe de la Policía de Mendoza, Roberto Munives, quien manifestó que tener conocimiento del hecho ocurrido. 

El comisario Roberto Munives, jefe de la Policía de Mendoza.

Más versiones

Según pudo averiguar el POST, los hechos de desencadenaron por la denuncia de una de las docentes del jardín. Dijo que faltaban tres mil pesos de su cartera. Desde la fiscalía local pidieron a las docentes que se trasladasen allí, a lo que las maestras se negaron. Por eso, fue enviada la policía al establecimiento.

Se sabe que había hombres y mujeres policías en el cacheo, pero no está claro quién revisó a quién. Sí, que la directora del jardin no comunicó la novedad a la DGE, lo que ocurriría recién el lunes.