El misterio en torno al crimen del chico hallado en Villavicencio - Mendoza Post
Jueves 7 Dic 2017Jueves 07/12/17 atrás
Periodista
porAna Paula Negri

Omar Andrés Morales desapareció el 29 de noviembre y su cuerpo fue encontrado el domingo 3 de diciembre asesinado de ocho tiros en Villavicencio. La última vez que se lo vio con vida salía de la comisaría 50º de Godoy Cruz tras ser aprehendido por averiguación de antecedentes.

Su madre no sabe qué puede haber pasado.

Omar tenía 19 años. Antes de cumplir la mayoría de edad había tenido problemas con la justicia por lo que se le abrió una causa. El miércoles 29 fue detenido por averiguación de antecedentes por los efectivos de la comisaría godoycruceña y, llamativamente, fue liberado en menos de dos horas a pesar de no tener el DNI consigo y contar con citaciones previas a las que no se había presentado.

Su mamá, Carina Rozas, habló con el Post y afirmó, preocupada, que hubo “un mal procedimiento policial”. En principio, la comisaría no tiene cámaras de seguridad para registrar la entrada y salida de Omar ese día por lo que lo único que consta son los documentos escritos por los empleados de la fiscalía: “Él salió bien de la casa. En la tarde me mandó un audio y no se siente asustado”, contó la mamá.

Sobre el procedimiento policial, Carina aseguró que “hubo engaño desde el momento en que el padre de Omar (Juan José Morales) hace la denuncia de paradero. Lo fuimos a buscar a diferentes comisarias, hospitales, a la morgue. No nos dan el informe de que él había estado aprehendido en esa comisaria. Fui a la comisaría 16º a ver si había novedades. La mujer que me atiende no me dijo su nombre, supongo que era una ayudante fiscal, me informa que había habido un registro de que Omar había sido detenido en la comisaría 50º. Mi hijo había estado no más de dos horas. El ingreso el día 29 y sale el día 30 después de las 00”.

“Lo paran por averiguación de antecedentes y lo liberan. Lo raro es que Omar estaba indocumentado en ese momento porque había perdido el documento hace uno o dos meses y cualquier aprehendido después de las 23 horas no puede salir así tan rápido porque tiene que haber un circuito de huellas dactilares y ese circuito no lo hicieron, no corroboraron la identidad de mi hijo”, aseguró la mamá.

“No sé qué le puede haber pasado”, concluyó Carina.

Detrás de la aparición del cadáver de Omar, que todavía no ha sido entregado a la familia, surgieron diferentes especulaciones. En principio se dijo que el joven asesinado había delatado a alguna banda de delincuentes o que él mismo era parte de una y se había quedado con dinero que tenía que rendir. Pero este medio no pudo confirmar ninguna de las hipótesis ya que el fiscal Horacio Cadile no atendió las consultas.

Lucas Lecour, abogado experto en casos de derechos humanos, fue el primer letrado en asesorar a la familia. Incluso en el momento en que Carina se entera que su hijo estaba muerto, estaba en una reunión con él.

“Ella no tenía mucha información, sabía que el hijo tenía malas juntas, al parecer era parte de una banda. Él no vivía con la madre, vivía con el padre. Nos llamaba la atención la rapidez que le dieron libertad en la comisaría, fue demasiado rápido y tenía causas pendientes como menor”, aseguró el abogado.