Jueves 26 Oct 2017Jueves, 26/10/17 atrás
Secretario Gral. de Redacción

Luego de que Julio De Vido fuera detenido este miércoles, en el marco de dos expedientes que lo investigan por supuestos hechos de corrupción, muchos empezaron a preguntarse lo obvio: ¿Correrá la misma suerte Cristina Kirchner?

Se trata de situaciones diferentes, de expedientes distintos, pero que ostentan tópicos llamativamente similares. Por caso, quien complicó al exministro de Planificación Federal fue el juez Claudio Bonadio, el mismo que le tomó declaración indagatoria a la expresidenta hoy jueves.

Fue en el contexto de la denuncia que hizo Alberto Nisman en enero de 2015 por encubrimiento al atentado a la AMIA, días antes de aparecer muerto en extrañas circunstancias.

Cristina se ve en el espejo de De Vido

No hay posibilidad de que quede detenida, no aun. Sin embargo, Cristina está segura de que ese expediente la pondrá tras las rejas finalmente, al igual que a la ex procuradora del Tesoro de la Nación, Angelina Abbona, y el diputado de la Cámpora Andrés Larroque.

Todos por eventual “traición a la patria”, un delito que, según el artículo 215 del Código Penal, puede llegar a ostentar una pena de reclusión perpetua.

Ver además: Para CFK, el Gobierno quiere "un Parlamento sumiso”

Sus temores fueron exteriorizados a uno de sus asesores judiciales, el exjuez de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni. A él le manifestó su miedo a terminar tras las rejas.

Dicho sea de paso cuando contrató al jurista lo hizo a sabiendas de que tendría serias dificultades judiciales en el mediano plazo. Ello explica por qué también rentó los servicios de Carlos Alberto Beraldi, ex socio de Carlos Arslanian. Se trata de un abogado al que recurren funcionarios y exfuncionarios cuando están más que complicados en la Justicia Federal.

Bonadio, el terror de Cristina

Ciertamente, las preocupaciones de Cristina no son infundadas: fue enviada a juicio oral en la causa por la venta de dólar futuro y también está procesada por fraude en la obra pública en Santa Cruz durante su gobierno. A su vez, enfrentará una nueva declaración indagatoria en la causa Hotesur a mediados de noviembre ante el juez federal Julián Ercolini.

Además la Cámara Federal porteña ordenó en las últimas horas al juez federal Sebastián Casanello que resuelva si debe ser llamada a indagatoria en la causa conocida como la "ruta del dinero K" por lavado de activos de parte de las empresas del detenido Lázaro Báez. ¿Cómo zafar de tantos embrollos que se presentan al mismo tiempo?

Se insiste, Cristina no teme a esos expedientes, sino al que impulsó Nisman. Es paradójico, porque ella está convencida de su inocencia a ese respecto, y al mismo tiempo en las otras causas judiciales sí aparece realmente complicada.

Tal vez por ello, cuando estuvo frente a Bonadio, la otrora presidenta le espetó: “Dr. Bonadio, de usted no espero Justicia”. Es cierto, lo que espera es “venganza”.

La sombra de Nisman persigue a CFK