Buscan "abogados de trinchera" como jueces y fiscales - Mendoza Post
Miércoles 13 Sep 2017 13 días atrás
Periodista
porAna Montes de Oca

El gobierno provincial intenta modificar la ley que rige el proceso de evaluación de los aspirantes a jueces, fiscales y defensores, en busca de funcionarios judiciales que acostumbren a trabajar bajo presión, que tengan buenos antecedentes laborales, y en los que los antecedentes académicos importen por lo menos lo mismo que su contracción al trabajo. Por eso, el oficialismo intenta equiparar las condiciones de ingreso para que los abogados “de la calle” tengan las mismas oportunidades que los que ya son funcionarios del Poder Judicial.

Además, introduce en la evaluación a representantes del Ministerio Público Fiscal y del Ministerio Público de la Defensa, para que tomen parte en la elección de los candidatos a fiscales y defensores.

Otro punto importante que se intenta cambiar es darle más importancia a la entrevista personal con el postulante, que al puntaje que obtuvo en los exámenes escrito y oral.

Los empleados judiciales tienen mucha ventaja a la hora de concursar un cargo

Menos teoría y más práctica

Actualmente, el sistema que rige en la designación de aspirantes a la magistratura otorga más importancia a los antecedentes académicos que a la trayectoria laboral y, según aclara el proyecto que hoy será presentado en la comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales del Senado, “Este tipo de calificación ha llevado a la existencia de postulantes que tienen tres cátedras o más o que dedican su tiempo a realizar maestrías y doctorados y que, luego, no tienen tiempo de ocuparse de la función para la que fueron designados”.

Además, el puntaje obtenido en el examen escrito y oral sumaba mucho a la hora de conseguir postular a un cargo, pero la normativa cambia eso y ya no habrá un puntaje derivado de los exámenes, sino sólo un “aprobado” o “no aprobado”.

Por eso, una vez que el postulante pase esas instancias, la evaluación dependerá de dos puntos claves: los antecedentes académicos y los laborales. En el caso de los estudios, ahora otorgan un puntaje que ya está tabulado pero la modificación sólo tabulará los antecedentes laborales.

La entrevista “laboral” será más importante.

Primará la capacidad por sobre los estudios

Más abogados de “trinchera”

El Subsecretario de Justicia, Marcelo D'Agostino explicó al Post la importancia de este cambio en el sistema de evaluación: “Hasta ahora, los antecedentes académicos y científicos tienen mucho peso, pero en ese tema, los abogados que son funcionarios del Poder Judicial tienen muchas ventajas respecto de los abogados independientes. Esto es porque el Poder Judicial da becas de hasta el 50% para pagar maestrías y doctorados, días de licencia, y además porque los empleados trabajan sólo medio día. El abogado independiente tiene que pagarse el estudio y ver de qué manera cursa cuando trabaja todo el día. Por eso ahora buscamos evaluar más la parte laboral que la académica. Lo único que quedará tabulado entonces son los antecedentes laborales, mientras que los académicos quedarán a discusión de los consejeros”, dijo en referencia al Consejo de la Magistratura, que en definitiva selecciona las ternas de jueces que luego entre el gobernador y el Senado terminan definiendo. 

En este sentido, D'Agostino indicó que “Mendoza necesita jueces fiscales y defensores que además de tener una vocación de trabajo, tengan la costumbre de trabajar mañana y tarde. Los jueces que necesita la justicia tienen que ponerse en el rol de funcionario y servidor y no de amo y señor”.

También cambia el carácter de excluyente del examen escrito, que ahora no permite pasar al oral si no se aprueba. “Para nosotros es muy importante el oral porque la justicia tiende a la oralidad. Además los funcionarios del Poder Judicial tienen ventajas porque están acostumbrados a presentar escritos pero tal vez algún abogado independiente sea mucho más capaz para llevar adelante un juicio oral”, explicó el Subsecretario. 

La normativa plantea que se pueda rendir el oral aún cuando no se aprobó el escrito.

Se podrá dar el oral aunque no se haya aprobado el escrito

Fiscal y defensor, presentes

El tercer cambio importante que se pretende introducir es que los postulantes a fiscales y defensores sean evaluados por un par. Es por esto que la Comisión Asesora que tome los exámenes escrito y oral, estará compuesta por un representante del Ministerio Público Fiscal (para el caso de elegir acusador) y un fiscal de la Asociación de Magistrados. Y, en el caso de postular para un cargo de defensor público, la comisión la integrarán también un representante del Ministerio Público de la Defensa y un defensor de la Asociación de Magistrados.

Estas comisiones, además, son integradas por tres representantes más: uno por el Colegio de Abogados uno por las facultades de Derecho de la provincia y uno por el Consejo de la Magistratura.

Finalmente cuando el Consejo de la Magistratura realice la ponderación que hizo de cada candidato en base al puntaje obtenido por sus antecedentes laborales, más el promedio que obtuvo de los puntos que cada consejero le otorgó por la preparación académica y la entrevista, se hará la terna con quienes sacaron los tres puntajes más altos.

Con esa terna el Gobernador elije a uno (que no necesariamente tiene que ser el que sacó el puntaje mayor) y lo presenta para ser acordado por el Senado provincial.

Lo que sigue, es el proyecto completo.