Quincho: dilemas jodidos de Cornejo, Macri y el PJ - Mendoza Post
Post: Mendoza PostDomingo 16 Jul 2017Domingo 16/07/17 atrás

 Pocas cosas le entusiasmaban más al gordo que la previa electoral. Aún una tan tibia como la presente, de cara a las PASO del 13 de agosto. (–Ya falta menos de un mes…-) suspiró Julián, mientras preparaba su cazuela preferida del invierno. La había programado para el día más frío del año, como corresponde.

- Estas elecciones no le importan a nadie – dijo el Ruso, repantigado en el sillón de ratán que el gordo había traficado desde la India, en la época del cepo y la prohibición. Desde que “La Jefa” estaba en carrera otra vez, aquellos objetos importados en tiempos oscuros de la economía, pero cercanos, habían recobrado valor.

- Sí importa votar… lo que pasa, es que la gente está muy caliente con la política. Sobre todo, con los que gobernaron. Y con los que gobiernan ahora… es bastante complejo…- dijo Julián sin comprometerse demasiado, y se metió de cabeza a la cocción. Ya había remojado y hervido porotos del tipo alubia, y maíz amarillo partido. En una olla aparte había desgrasado unos choricitos de puro cerdo, y sobre la tabla había feteado una longaniza española como la gente.

En la marmita de hierro que guardaba su familia desde tiempos inmemoriales, había enharinado y sellado unos trozos de roast beef, asado ruso, y punta de espalda de cerdo en oliva y manteca. Luego agregó abundante cebolla picada, unos dientes de ajo, un toque de verdeo, tomates peritas triturados a mano, ají molido, pimentón dulce, y abundante perejil fresco. Enseguida agregó un kilo de zapallo “de plomo”, gris, que se consigue en el Mercado Central. Le habían abierto uno de 26 kilos para él. Y luego, caldo, vino blanco, los chorizos, la longaniza, y unas rodajitas de choclos frescos. En una hora, la cazuela sería una bomba de tiempo. El aroma que desprendía la cocina habría cambiado el destino de las guerras napoleónicas, probablemente. Satisfecho, el gordo enfiló para la mesa.

En el cuadro que ornamenta la pared norte del quincho, Eternéstor repartía boletas de los candidatos de Cristina. Lorenzo Miguel, Rucci, el Tío y Lopecito se persignaron repetidamente, ante la sonrisa paternalista del General. En la otra punta, el Comandante Presidente tomaba lista de los que iban subiendo desde Caracas, que no eran pocos.

(Vivan la Patria Grande… y el patio chico…)

Todo estaba listo para la cena.

Julián irrumpió con la marmita, ante el aplauso sostenido de sus amigos.

Para chuparse los dedos...

- Gordo… esta es la mejor campaña…- dijo el Ruso, con entusiasmo, mientras Julián abría un Bonarda 2007, de Nieto Senetiner. Ideal para semejante potaje. Julián aprovechó la introducción.

- La campaña viene tranquila, pero no porque seamos suiza, sino porque la gente está caliente. A nosotros los peronistas nos identifican con el choreo de Lázaro, De Vido, Jaime, y en la provincia, con que no pagamos los sueldos… con cómo entregamos el gobierno… y lo que es peor… con Lobos. Este fenómeno se da particularmente en Guaymallén. Que no es poco, porque es el de mayor caudal electoral de la provincia. Y por el otro lado, hay muchísimo enojo con Macri, por el tarifazo. Especialmente el de gas. La gente más pobre no puede comprar la garrafa, se cagan de frío igual que todos los años, no tienen plata para leña porque no hay changas… miren… hay cada vez más gente que aparece en los locales partidarios pidiendo comida. Y los que pueden pgar, la clase media, putean en colores… pero no porque la economía no arranque, que es una discusión más lejana. Sino porque les están lloviendo boletas de cuatro a seis lucas de gas, a fin de año habrán tenido 85 % de luz, y encima en este bimestre aumentan colegios, medicina prepaga, combustibles, comisiones de las tarjetas… Más todos los precios, de todo. Y ese será el principal argumento del peronismo: apuntar a la “insensibilidad” del gobierno…- dijo el gordo. El Omar, el radical-radical-radical que habla con todos, hasta con los del otro lado, lo interrumpió en seco:

- Y a que la gente no tenga memoria…-

El Ruso y Ludovico se rieron con ganas, pero el gordo ni se inmutó. Quiso inmunizarse antes de avanzar con la cena.

- Es cierto lo de Guaymallén. El peronismo del departamento está complicado. El otro día, unos amigos de una de las listas estuvieron volanteando en la zona bancaria. Los que no los puteaban, rompían el volante sin importarle si era de Tanús, Félix, Cristina, o Pampita. La gente de Marcelino Iglesias cree que -en la general de octubre- el PJ no llega al 20 % de los votos en el departamento. Salvo que el gobierno nacional hiciera una cagada gigante. El problema que tenemos allí es la herencia de Lobos. 

¿Te acordás?

Hasta hace un tiempo, una heladería muy concurrida de la calle Bandera de Los Andes tenía un cartel indicando que Lobos era una persona “no grata”. Lo escracharon por meses. Fijate que, en la lista de Omar Félix -en la oficial- el primer candidato a concejal es Augusto Rosales, que fue director de Desarrollo Social en la gestión Lobos. En las otras no llevan ex funcionarios, pero la gente que militó para el clan se desperdigó por todas las agrupaciones. Vean lo que le pasó a Guillermo Pardal en una entrevista días atrás, en “Te digo lo que pienso”. No pudo despegarse de Lobos. La gente se la pasó días puteando y eso nos hace daño. A ver… la actitud en general del PJ es como que Lobos no existió, pero eso el vecino, el votante, lo registra de otro modo. Tienen el recuerdo presente…- analizó el gordo. El Ruso, siempre atento a la plata, agregó un dato.

- Hay gente del PJ que ha estado intentando obtener algo de socorro del Marcelino. Han estado conversando con Nicolás González, el Secretario de Gobierno, para gestionar mayor dedicación, horas extra, algo que sirva para engordar un poco la billetera de campaña, que está para atrás.

- ¿Y Marcelino qué les dio? – preguntó Ludovico, mientras filmaba los primeros copos de nieve en la ciudad, que se veían por la ventana.

- Ni agua. Nada. Les ha blindado la municipalidad. Entonces, las cosas por ahora marchan más que tibias. Hay mucha caminata, mucho encuentro con gente, muchas fotos con bebés, mujeres, niños y ancianos; que también las hacen los radicales… y no mucho más. Y algunos chismes menores… en Cambia Mendoza están a las puteadas, porque al obligarlos a aceptar la interna contra la lista Dignidad Radical, de Fernando Armagnague, tienen que gastar una guita que no tenían pensando poner en juego, aunque es impensable que pierdan siquiera la minoría. El “piso” para integrar las listas definitivas es muy alto…- especuló Julián.

Omar Félix, en campaña.

- Me enteré que -en la lista de Félix- la oficial, les renunció en Godoy Cruz el primer candidato a concejal, Eduardo Manyegüi, que parece es el médico del referente de esa lista, el Emilio Caram, un ex ciurquista que es candidato a diputado por el Tercer Distrito, en la lista de los intendentes…- contó el Omar en tono distraído, mientras pasaba el pancito en el plato.

- ¿Por?

- No sé qué impugnaciones hubo… si políticas… o qué… pero el asunto es que el tipo puso plata en la campaña… y ahora está pidiendo que se la devuelvan…

- ¡Noooooo! ¡Jajajajaaaaa!

Los amigos estallaron en carcajadas, y brindaron por la vocación política. La charla pasó para el lado de Cambiemos. Después de otra vuelta de la cazuela, humeante y generosa, el Omar arrancó:

- A ver… es cierto que vamos bien y que el Alfredo va a ganar, que va a tener una victoria sólida en las PASO y en la general. Pero no es lo mismo ganar por más de treinta puntos, que hacerlo por diez, o por doce puntos. Nosotros, los radicales, nunca fuimos liberales de derecha. No somos iguales a nuestros socios del PRO. Y ese nivel de puteada se está notando en la militancia, que tiene que salir a poner la cara por Macri. Lo que nos dicen es “está bien. Cornejo está haciendo las cosas bien… si querés muy bien… administra la provincia, los pibes van a la escuela… ¿Y qué hacemos con la boleta de gas?” La economía va a ser lo central en la campaña, aunque el gobierno nacional intente jugar la carta de la corrupción. Es cierto lo que dijo Durán Barba. A la gente que vota a Cristina no le importa si robaron o quiénes robaron, ni se acuerda de Lázaro ni de Boudou. Y la batería mediática de los que hablan de corrupción y minimizan lo que pasa con empresas como la Pepsico, termina siendo inocua porque la gente no se come cualquier galletita. ¿Se entiende? Todos tienen un abuelo con menos remedios, o conoce a alguien que perdió el laburo, o que cerró el comercio, o que trabaja en una fábrica con dificultades, o que le llegó una boleta que no puede pagar. Y los ministros de Macri han perdido la “ejemplaridad”. No podés tener funcionarios diciendo que hay brotes verdes mientras les das palos a los de Pepsico. La pregunta es… ¿Cuánto le afecta a Cornejo todo esto? - dijo el radical del grupete, estirando el suspenso con un trago de Bonarda.

Najul, la principal candidata de Cambia Mendoza.

- ¿Y…?

- Depende de cómo resulten las elecciones en la provincia de Buenos Aires. Cornejo apostó fuerte a la alianza con Macri y es una persona de códigos. No lo va a abandonar. Pero si Macri pierde y Cristina amenaza con volver en dos años… Supongo que Cornejo, como muchos otros radicales, comenzarán a preguntarse si están en el lugar correcto, con los socios correctos. El Alfredo es muy inteligente y sabe que hay un cambio negativo en el humor social. Una cosa es bancarse compartir la “factura” de derrotar al populismo y la corrupción, y otra muy distinta es ver que reprimen o nombran una directora nacional de andar en bicicleta, con un sueldo de 70 lucas, al que la inmensa mayoría de los argentinos no accede. Las dificultades económicas se sienten en la periferia de Mendoza, en nuestro campo, que no es igual al sojero, en la actividad comercial, en la industrial… Entonces, las elecciones no van a ser un paseo tampoco para Cornejo, aunque aquí Cambia Mendoza tiene la suerte que el peronismo carga con mochilas muy pesadas, y con que sus candidatos son más de lo mismo… salvo los pibes de La Cámpora que han traído gente nueva en serio… hay otros candidatos nuevos en el PJ, que se atragantan con la tostada cuando les decís “¡Lobos!”. Yo lo que noto en el gobierno de Mendoza es un nivel de tensión, de nervios, que hace dos meses no tenían, y supongo que es por la proximidad de las elecciones, y la certeza de que la macro economía no va a mejorar para las PASO –sería imposible- ni para las generales…- dijo el Omar, pisando con pies de plomo.

- Macri va a apostar al “voto promoción”, o “voto descuento”, o “voto oferta”. Lo que hicieron el otro día con el BAPRO para financiar las compras de millones de bonaerenses que se ahorraron un 50 % de guita haciendo colas enormes, lo van a tratar de replicar en acuerdos con los bancos. Con eso quieren mover el consumo un poco…- dijo el Ruso, que conocía la novedad por amigos que le habían quedado en el BAPRO.

- Lo de la tensión es cierto. Cornejo se enojó muchísimo cuando le faltó quórum en el Senado para dos leyes que no les van a cambiar la vida a los mendocinos. Imaginate, Ordenamiento Territorial, más de diez años en la Legislatura. Incluso personalmente agarró el teléfono y tuvo charlas muy destempladas con algún senador peronista…- contó Ludovico, que cafeteaba seguido cerca del palacio legislativo.

- Miren el informe del CEM. Salieron con los datos de las exportaciones… vendemos al exterior un 29 % menos que en 2012. El año pasado las exportaciones mendocinas volvieron a caer… cuatro años seguidos en bajada… contra las nacionales que subieron un poco empujadas por los cereales… Hace años que venimos hablando de lo mismo. Mendoza no crece. Y el tipo de cambio nos sigue matando…- agregó el Ruso. Omar siguió con el análisis:

- Puede que a Cornejo le toque conducir los próximos dos años en un clima muy adverso si la economía no mejora…- dijo, con un dejo de amargura.

Bermejo juega todo en el Segundo Distrito.

La cena fue llegando a su fin. El gordo había preparado una cantidad de cazuela suficiente, como para salir a repartir a los “sin techo” el fin de semana. Después del café y los postres, los amigos tomaron sus abrigos y partieron calle abajo, rumbo a los autos. La nieva caía muy suave en medio de la noche más fría del año.

- En serio gordo… ¿Cómo ves la PASO del PJ?

- Muy pareja… muy entretenida… Félix y Tanús van bien… recorriendo… remando en el dulce de leche… Bermejo apuesta todo a Maipú… el primer distrito va a estar muy peleado y los K van a hacer fuerza… el pibe Juani Jofré aparece estos días sin Cristina en los avisos… pero para el último tramo juegan todo a ella… Mirá… en los barrios, cuando aparecen los del peronismo, de la lista que fuere… la gente pregunta “¿Cuál es el de Cristina?”

- Mierda… igual… el techo de ella es el 30 %. O un o un par de puntos más… ¿no?

- Sí. Pero si el gobierno se sigue equivocando en la economía, ella y Massa van a crecer. Veremos. Serán años muy tensos en la Argentina.

- ¿Te enteraste que hubo ruido otra vez con el Plan Hábitat en la obra de Isla Diamante, ese que parece tuvo “atención” en los dos lados del mostrador?

- ¿Ese de la licitación rara, con un tipo del “nene afín” metido en las obras? Sí, me acuerdo. Hay un quilombo, más allá de los pedidos de informes que Emir Félix no contesta a la UCR. Parece que hay más certificados que avances de obra y que hay una auditoría del ministerio del Interior, aunque le desconfío. Es un asunto raro… por algo no muestran los expedientes…

- Estoy harto de la grieta, de los medios “militantes” de los dos lados, de TN vs C5N, de Cristina… de Macri… de todos…

- Te entiendo… y tenés razón… hablando de propaganda… ¿Te enteraste qué clavo dejó Lobitos en Guaymallén, con los medios?

- ¿Cuánto?

- 18 palitos, nada menos.

- ¿Y de qué le sirvió?

- De nada. El sol no se tapa con la mano. Ni siquiera en invierno…

Y así, en silencio y abrigados hasta las orejas, los amigos desaparecieron en el sentido estricto de la palabra.