¿Por qué casi siempre graniza de día? - Mendoza Post
Post: Mendoza PostViernes 17 Feb 2017 9 días atrás

 El granizo o la piedra se origina con la presencia de una partícula sólida, arrastrada por fuertes vientos ascendentes dentro de la nube, a la que se le adosan partículas de agua. Al ascender, las partículas se congelan, y se pueden formar bolas de granizo entre cinco y cincuenta milímetros de diámetro, e incluso más.

El granizo, además, se produce en las tormentas intensas y en las nubes denominadas cumulonimbos. Aunque este tipo de nubes es más frecuente durante la tarde y últimas horas de la jornada, necesita del calor diurno y un aire muy frío en la parte media-alta de la troposfera –capa de la atmósfera que está en contacto con la superficie de la Tierra– para que se forme la chimenea natural que impulse hacia arriba las corrientes convectivas de aire caliente y húmedo y el posterior desarrollo vertical de este tipo de nubes.

El granizo para formarse necesita el contraste del fuerte calor diurno con un capa superior de aire muy frío. 

En definitiva, es raro que haya granizadas nocturnas fuertes, por el enfriamiento del suelo, aunque pueden darse situaciones de aire excepcionalmente frío en la parte alta, que no requieran de un aire excesivamente caliente en niveles bajos para desencadenar el proceso que da lugar a la formación de granizo, y que este alcance el tamaño suficiente para llegar como tal al suelo. 

Además, por la noche el granizo pasa más desapercibido, pero hay antecedentes, sobre todo en el caso de tormentas muy fuertes, de granizo nocturno, explica la revista española Muy Interesante.