Post: Mendoza PostMiércoles 11 Ene 2017 6 días atrás

El Rally Dakar 2017 definitivamente está honrando su condición de ser la competencia más dura del mundo motor.

Las sucesivas complicaciones climáticas han obligado a la organización a recortar e incluso suspender etapas, como ocurrió con la 6° que debía unir Oruro y La Paz (Bolivia) y la reciente 9° etapa en Argentina, donde debían unirse los puntos entre Salta y Chilecito.

Debido a las tormentas registradas en el norte de nuestro país, con evacuados, muertos y deslizamiento de tierra y barro, se decidió evitar cualquier tipo de complicación y la caravana transitó fuera de competencia. Este miércoles el día será utilizado para reagrupar todos los recursos, equipos y personal a fin de continuar con el evento el jueves con la 10° etapa que unirá Chilecito (La Rioja) con San Juan.

La competencia se reanudará con un trayecto total de 751 kilómetros que tendrá una especial de 449 kilómetros. 

Desde que se mudó a Sudamérica, el Rally Dakar nunca antes había tenido que suspender dos etapas.

La etapa suspendida era una de las más decisivas teniendo en cuenta que la carrera entró en su recta final previa al sábado, donde se definirá todo y los ganadores se subirán al podio frente al Automóvil Club Argentino de Buenos Aires.

El clima ha dificultado aún más las condiciones de una carrera naturalmente extrema.

La situación frente a la noche del martes era caótica. "La carretera está rota, no tenemos ropa y ni siquiera sabemos donde vamos a dormir", manifestó el español Nani Roma, que transita la competencia a bordo de su Toyota.