Post: Mendoza PostMiércoles 11 Ene 2017 7 días atrás

Según la propietaria de la imagen de Guadalupe, no es la primera vez que la virgen llora. Lo hizo también el 10 de diciembre pasado.

"A las doce del día me paré en el altar frente a ella y hablé con ella. Termino de hacer mi oración y regreso a ver a la morenita, y fue en ese momento cuando vi cuando ella derramó sus lágrimas", contó la mujer de apellido Hernandez.

"Es un regalo que Dios me ha mandado, no sé porqué, no sé qué sigue atrás de esto. Pero, bueno, esperemos", agregó Guadalupe.

Después de eso -según su relato- la imagen volvió a llorar el 11 y 12 de diciembre, y ella avisó a un vecino para que viniera a verla.

"Le dije ’Max, pasa y ve la virgen. Mira, no sé si yo esté mal. No le quiero avisar a la gente para que no haya malas interpretaciones’", contó Hernández, quien después de eso sí se lo comentó a más personas.

"La imagen volvió a llorar el 11 y 12 de diciembre" 

El sacerdote Juan Carlos Flores, quien ha intercedido en el asunto, reveló que este lunes la imagen fue trasladada a la parroquia con jurisdicción en el caso, la del Perpetuo Socorro, en la colonia (barrio) Emiliano Zapata.

"Allí el párroco, el padre Octavio Gutiérrez Pantoja, quien es vicario episcopal para la ciudad de Acapulco, es en este caso quien tiene la autoridad para resguardar la imagen", puntualizó.

La figura, añadió, "va a estar en observación para poder dar una explicación coherente y hasta, si se puede, científica de qué es lo que está sucediendo".

"No se trata solamente de dejarse llevar por un sentimentalismo, porque podríamos ser acusados de manipular el sentimiento religioso. Antes que nada respetamos, por eso no podemos adelantar ningún juicio", declaró a Efe.

"La virgen tiene el mismo corazón de Jesucristo, un corazón de esperanza, un corazón de redención, un corazón de paz, de la que estamos tan necesitados", acotó el cura.

Para la propietaria de la imagen, lo que la virgen quiere es que la gente del barrio viva "en armonía, como vecinos, como mexicanos".