Sábado 22 Oct 2016Sábado, 22/10/16 atrás
Weddings
porMariana Gil

Son de San José, Guaymallén, Anabella Lentini (30) y Diego Lujan (32), que se conocieron por una conocida red social (Badoo). Después de un año de noviazgo decidieron compartir el mismo techo, y como la convivencia resultó tan buena que el sábado 1 de octubre pasaron por el altar para prometerse amor eterno.

Ellos creen que estaban destinados a conocerse. Anabella vivió en el año 2009 hasta 2010 en Mar del Plata, pero luego regresó a Mendoza.  Diego, también vivió en esa ciudad balnearia desde el 2010 hasta el 2012, pero nunca sus caminos se cruzaron hasta que él también volvió a la tierra del sol y del buen vino.

A los 20 días de conocerse por una red social fue el primer encuentro con una cena romántica,  días después se pusieron formalmente de novios.


Anabella había planeado un viaje sola a Cuba pero a esta altura ya se había sumado un compañero de ruta, Diego, quien no dudó y armó las maletas para disfrutar unos soñados días de playa junto a su flamante novia.

A los dos meses de esa aventura, ellos se mudaron a vivir juntos... todo fue muy rápido,  contó la felíz pareja.

A él le gustó de Anabella: sus ideas, la manera de pensar, el rostro, su personalidad.

Y a ella de él que era completamente distinto a su personalidad, y un morocho que supo conquistar su corazón.

La propuesta del casamiento fue romántica. Ella es fanática de Luis Miguel pero nunca había ido a un recital del famoso cantante hasta que su novio le dijo: “cuando venga Luis Miguel nos comprometemos" .

Ella no se esperanzó mucho porque hacía diez años que el artista no pisaba Mendoza. Pero a los tres meses de esa promesa, Diego ya tenía comprada las entradas en la fila número siete para disfrutar la música de Luismi. Esa misma noche, Diego tenía una sorpresa: la invitó a disfrutar una noche en el Hotel Diplomatic, donde luego también pasaron su primer noche de casados.


La personalidad de Anabella es: fuerte, sincera, sentimental ambiciosa y muy buena amiga, confesó Diego.

En tanto, ella dijo de él; “es enojón, muy correcto, un dulce conmigo y es mi mejor amigo”.

Los preparativos de la boda fueron complicados con un poco de estrés, pero disfrutaron de ese momento especial.

 “Este casamiento para ambos es un mimo ya que gracias a nuestro esfuerzo tenemos la casa propia, esto es un gustito”, dijo Anabella.

De luna de miel, la pareja se fue a New York y Playa Del Carmen, querían un poco de ruido y una dosis de paz.

“Hemos encontrado a nuestra otra mitad, nos complementamos al 100% en cada situación o dificultad que nos presenta la vida”, opinó Diego.

Y la flamante esposa, agregó: “ya era hora... estos 4 años vimos todo del otro y la verdad que nos complementamos, y hacemos una linda pareja”

La pareja en pocas palabras

Diego: “Nos respetamos mucho y supimos edificar una relación amorosa, a tal punto que puedo considerarla mi mejor amiga, mi confidente”.

Anabella: “Somos una pareja muy moldeable a las locuras del otro, eso nos hace lo que somos, no criticamos sino que nos apoyamos”.

Lo que van a tener que aguantar

El de ella:

*su cambio de humor durante sus días hormonales, sus charlas interminables durante mi tiempo de silencio, sus horarios de novela nocturno.

Ella de él:

*su carácter…es idiota malo cuando quiere!, su moto, es su chiche, su silencio cuando no quiere hablar

Deseos de la pareja

Continuar esta relación basada en el respeto, confianza y amor. Que dure por siempre y que podamos ser muy felices. Armar una familia no importa si grande o chica pero unida! 


Si querés ver más fotos hace click aquí

Fotografía: Gustavo Savelli

www.gustavosavelli.com

Consultas: 261-5253253

Vestido de Novia: Carola Poggio

Parroquia: Nuestra Señora del perpetuo Socorro

Salón para eventos: Luna India