La nueva estafa piramidal que llegó a Mendoza - Mendoza Post
Sábado 21 May 2016Sábado 21/05/16 atrás
Secretario General de Redacción

Hace unos meses, el Post desnudó la estafa piramidal de Nu Skin que, con la excusa de la compraventa de productos de belleza, dejó sin dinero a varios miles de mendocinos.

El sistema no es nada original, está calcado de muchos otros que solo funcionan sobre la base de que muchas personas pongan dinero para que unos pocos —poquísimos— se llenen de dinero.

Luego de las notas publicadas por este diario, Nu Skin terminó de perecer y debió “escapar” de la provincia. Una digresión: se comenta que ahora están haciendo estragos en Chile.

En ese contexto, en los últimos tiempos apareció en Mendoza un nuevo fraude denominado “Flor de la abundancia” o “Telar de mujeres”.

Es parte de un sistema conocido como “células de la abundancia” o “círculo de la prosperidad”. También se lo denomina “mandala de la abundancia” o “rueda de la amistad”.

El esquema piramidal jamás funciona

Como sea, como se dijo se trata de una estafa piramidal que supo hacerse conocido en España en el año 2007, y en Chile durante 2008.

En el país vecino, el cuento se extendió por la ciudad de Concepción y alrededores, donde se lo supo conocer como "la célula" o "célula de la avaricia" por sus detractores.

Ver además: Nu Skin, la estafa piramidal que “la rompe” en Mendoza

Sin embargo, donde se hizo más conocido es México, país en el cual comenzó a operar en septiembre de 2015 bajo el nombre de "Flor de la Abundancia".

Al igual que lo que ocurre en estas horas en Mendoza, en el país azteca comenzó a cobrar celebridad a través del célebre boca a boca, asegurando que se trataba, en principio, de un sistema solidario de ayuda mutua entre mujeres; luego, advirtiendo que se podía amasar una considerable fortuna a través del reclutamiento de nuevos integrantes.

"Es algo increíble que me está pasando"; "Tienen que confiar, solo tienen que confiar"; "No le digan a sus maridos". Esas son solo algunas de las frases que se utilizan a la hora de intentar convencer a las nuevas incautas para que ingresen al sistema maldito, el cual dejará en la ruina a quien ingrese, al igual que ha sucedido en México con cientos de miles de personas que resultaron finalmente estafadas.

Todo comienza, como en todo sistema de estas características, a través de amigos y conocidos que ofrecen una "gran oportunidad" de hacer dinero mediante un modelo en forma de flor y vistosos colores que te permitirá "multiplicar la magia" y recibir la "abundancia del universo" en billetes "contantes y sonantes". Es el principio del fraude.

En primera persona

En el blog Discurrir Libremente, se explica el sistema de reclutamiento de la siguiente manera:

La reunión empieza comentando problemas reales: "El sistema económico es injusto, las mujeres no tenemos oportunidades, se necesita plantear una nueva economía, etc". Se dice que lo que van a hacer ahí es crear una nueva economía con el poder de la confianza entre mujeres.

Y entonces se revela el esquema: cada una de las participantes, para entrar al círculo (que tienen nombres místicos como de los cuatro elementos) tiene que dar 24.000 pesos (en algunos casos, 20 mil). Se les machaca mucho la idea de que tienen que confiar, y que en sólo cuatro semanas recibirán 8 veces eso, y que una vez en el primer círculo se les explicará que tienen que hacer, dinero primero, por supuesto. Se acompaña esto con mucho pseudo ritual, baile, música oriental, africana o medieval europea, y con mucho rollo de la "energía" y "ser positivo".

Si alguien expresa una duda se le ataca, cuestionar se califica de un acto malo, de malas energías, y se dice que esa persona tiene miedos y se le ningunea. Hay mucho bullying emocional en ese proceso. Por supuesto no se entrega ningún recibo del dinero ni nada que pueda demostrar en que se está participando, todo disfrazado del "tienes que confiar".

¿Qué prosigue? Pues que a las reclutadas, una vez iniciadas, después de un entrenamiento disfrazado de rituales, se les pide conseguir más gente: es la única forma en que podrán recuperar su inversión y obtener las prometidas ganancias. Es decir, tienen que propagar el fraude, y hacerlo multiplicando el número de reclutadas en cada paso. Esto produce un crecimiento exponencial, que mucha gente no alcanza a ver, y que satura al mercado. Es decir, rápidamente no va a haber nadie a quien reclutar.

Ver además: Quiénes y cómo manejan la “estafa” Nu Skin

Además, no todas podrán reclutar a gente en cada paso (la gran mayoría no podrá, se necesita mucha energía y dedicación), y entonces será "su energía negativa" lo que les impidió que "el universo" les regresara su inversión. Es decir, se culpa a la víctima dos veces.

Pepe Ramos, licenciado en Derecho mexicano, con experiencia en el sector financiero y Coordinador General de Asuntos Jurídicos de un Organismo Descentralizado del Gobierno Federal de México, refiere que “Telar de mujeres” no es más que el viejo esquema piramidal que se alimenta de las aportaciones que van realizando los nuevos miembros, “mismo que regresa en busca de incautos, ambiciosos y necesitados que lo alimenten, por lo que la ganancia que unos pueden llegar a recibir es dinero que tarde o temprano alguien perderá y lamentablemente será un 90% o más de los que hayan participado”.

Para Ramos, entrar a una "flor de la abundancia" es jugar a la ruleta rusa, donde todos creen que no les tocará la bala, sin darse cuenta que este revólver de 15 tiros en el cilindro ya tiene 14 cargados”.

Como ya explicó el Post en varias notas referidas al fraude Nu Skin, el sistema piramidal solo sirve para que unos pocos —poquísimos— hagan dinero en detrimento de muchísimas personas, que son las que sostienen el sistema.

Como sea, mientras estas líneas terminan de escribirse, las reuniones particulares se llevan a cabo en varios domicilios particulares del Gran Mendoza, a cargo de pícaras anfitrionas que lograrán hacerse de grandes sumas de dinero.

Al mismo tiempo, una legión de mujeres incautas hace milagros para lograr juntar los 20 mil pesos que se requieren para ingresar al sistema. Algunas incluso han optado por pedir dinero prestado para lograrlo.

La historia de nunca acabar, claro… aquellos que se enriquecen a costa de los menos informados. Tan viejo como el mundo mismo.