En un mes formará bloque con Victoria Donda, por Libres del Sur. Amiga de Julio Cobos, compañera de estudios de Alfredo Cornejo, no votará ni a Macri ni a Scioli.

Graciela Cousinet, la diputada nacional más inesperada

Miércoles 11 Nov 2015 7 minutos atrás

Graciela Cousinet es parte del terremoto electoral en Mendoza. En un mes dejará sus obligaciones en la Secretaria de Bienestar, en la Universidad Nacional de Cuyo, para asumir como diputada en el Parlamento. La dirigente de “Libres del Sur” hará bloque con Victoria Donda y posiblemente algún otro legislador más. La socióloga es más conocida como profesora de Ciencias Sociales - Magister en la especialidad, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), que realizó junto a Alfredo Cornejo (el actual gobernador de Mendoza, para dejar el chamuyo institucional y no mencionar fantasmas).

Total que la Cousinet, o la Graciela, como se la conoce en la República del Barloa, se sentará allí, en la Cámara Baja, en lo que parece una nueva etapa del país. Los mendocinos conocemos de terremotos, así que tampoco nos asombran demasiado esos movimientos. Y parte de esa aparente debilidad frente a lo incierto es, acaso, también una fortaleza: nos movemos al compás de lo profundo, nos deslizamos entre grietas, surfamos la ola, aunque aqui, decididamente, no haya mar (metáfora muy “Apocalipsis Now”).

Si usted quiere conocer a una persona que posee militancia en los sectores progresistas desde hace décadas, si quiere saber por qué ella piensa que hay que legalizar el aborto y despenalizar el consumo de drogas, si quiere saber si va a defender los recursos naturales ante el avance mercenario de las mineras, posiblemente salga satisfecho. También se refiere al tema universitario, a la educación y al escándalo de la venta de calificaciones y títulos en la Facultad de Ciencias Políticas.

Cambiamos los lomos del Barloa y la cerveza infinita de ese clásico lugar, por la sobriedad del té y gaseosas en un bar que suele reunir a géneros literarios como el de los abogados, los asesores municipales, los asesores de los asesores, y por ahí alguna pareja que intenta decirse cosas más en serio que lo habitual.

"Queríamos construir un espacio de gente de izquierda y la alianza con Macri lo transformaba en un espacio de centro derecha"

- Y ahora, te vas a Buenos Aires, al Parlamento.

- Me voy a Buenos Aires, sí señor (risas). ¡Nunca lo hubieras imaginado hace unos años!

- ¡Y vos menos!

- (Risas) No. Nunca lo hubiera imaginado, realmente no. Cuando Cobos me ofrece acompañarlo, hace 2 años, estábamos tratando de construir una fuerza. Yo estaba en el FAP, existía todavía y estábamos tratando de hacer una alianza con el radicalismo. Ernesto Sanz propone la Alianza con Macri y nosotros consideramos que no. Queríamos construir un espacio de gente de izquierda y la alianza con Macri lo transformaba en un espacio de centro derecha. Por eso nosotros no estamos en Cambiemos. Pero en ese momento las expectativas eran muy buenas para construir un espacio. Que para nosotros es importante porque no existía.

- Lo que más se rescata es esa conciencia frentista. Porque ahora está super de moda hablar de sumar, integrar, frentear.

- Exactamente. La verdad es que Libres del Sur es un partido chico. Y estamos creciendo. Sucede que cuesta mucho crecer en la política argentina y creo que en cualquier lugar cuesta, porque la política está muy profesionalizada, muy burocratizada, se maneja mucha plata. Es decir, para una campaña si uno quiere ser competitivo, hay que tener mucho dinero. Para lo cual, a su vez, debés tener a mucha gente que te apoye.

"Cuesta mucho crecer en la política argentina. Está muy profesionalizada, muy burocratizada. Y se maneja mucha plata".

- Leí cifras astronómicas sobre la inversión de los candidatos antes de la segunda vuelta. Sólo en internet.

- Astronómicas, así resultan. Y nosotros somos un partido que no tenemos banque empresarial. Aportamos cada uno de nosotros. Entonces nos resulta muy difícil hacerlo. Trabajamos con participación, fundamentalmente. Y por eso es que creemos que es importante aliarse con otros partidos, para proponer a la ciudadanía un proyecto de centro izquierda. Creemos que es importante. Ocurre en otros países: Uruguay, Brasil, hasta Chile, en menor medida.

- Son coaliciones, de centro de izquierda, donde hay incluso diferencias.

- Claro. En esos lugares tenés partidos que están más al centro, otros más a la izquierda. Lo importante es trabajar e ir avanzando hacia una mayor equidad, justicia social, siempre dentro del marco institucional democrático ¿no?

- Recién escribí un tuit mientras te esperaba.  Ahora puedo ampliarlo: nos gobernó la derecha peronista durante 10 años: el menemato. El desastre fue tan devastador que quedó expuesto buena parte del sistema democrático. Si  sumás a varios funcionarios de De La Rúa y hasta el propio De La Rúa, ya sabemos lo que sucedió. Ahora nos venimos fumando 10 años de la izquierda peronista. El peronismo sin Perón. Y estamos viendo qué resultó esta izquierda peronista...

- (Interrumpe) Yo no sé si le llamaría izquierda peronista. Yo no creo que sea izquierda. Ellos se autodenominan de izquierda. O nacionales y populares. Yo creo que se quedaron bastantes cortos para llegar a ser de izquierda, o nacionales y populares. Esa es mi opinión.

"Yo creo que se quedaron bastantes cortos para llegar a ser de izquierda, o nacionales y populares" 

"El peronismo se ha transformado en un partido que responde a las necesidades empresariales"

- El problema no es si es de derecha o  izquierda ¿El problema es que piensan que están destinados a gobernar? Han tenido muchas oportunidades durante mucho tiempo. La Segunda Guerra Mundial duró 8 años. Estoy hablando de períodos de 10 a 12 años.

- Sí, sí, totalmente. Muchísimo, muchísimo tiempo. Y son los mismos. Y no es que sean diferentes camadas de políticos, son los mismos.  Tal vez diga una herejía, pero en realidad el peronismo se ha transformado en un partido que responde a las necesidades empresariales. Los '90 fue el neoliberalismo; después del desastre fue necesario garantizar la gobernabilidad conteniendo un 50% de pobres. Una cifra que ahora la han bajado, pero que no es menos del 25% según las mediciones. Uno piensa en el tiempo perdido con semejantes 12 años: muy buenos escenarios en el mundo, y período en el que económicamente entró mucho dinero a la Argentina, mucha riqueza. Y no ha habido una transformación en la medida de lo que se podría haber hecho. No estoy hablando del socialismo, no. Pero digo haber sentado las bases de un modelo económico distinto, que no sea sólo exportador de commodities, agroexportador. Ahora, que se está modificando el escenario mundial, estamos teniendo problemas, los mismos que nos pasaron con el modelo agroexportador en la década del '30.

- ¿Padecemos los mismos problemas que desde hace casi un siglo?

- Exactamente lo mismo. Aprovechamos las ventajas comparativas que en algunas coyunturas nos benefician y después volvemos a caer. Siempre nos pasa lo mismo.

"¿Quién es gorila?¿Qué es? ¿El que está en contra de lo popular? ¿El que está en contra de la cumbia villera? ¿Qué es ser gorila? ¿El anti-peronista? Es raro..."

- No deja de sorprender el relato hasta en lo semántico. Resumir a “gorila” sí o no. Es una estupidez muy antigua, ¿no?

- Absolutamente, y aparte es una palabra que es tan multivalente y que significa cualquier cosa y nada al mismo tiempo. Porque: ¿quién es gorila?¿Quién es? ¿El que está en contra de lo popular? ¿El que está en contra de la cumbia villera? ¿Qué es ser gorila? ¿El anti-peronista? Es raro.

- ¿En el Parlamento harás bloque con Vicky Donda?

- Ajá. Un bloque de dos mujeres. Hasta ahora por lo menos vamos a ser 2, aunque tal vez sean 3, porque hay algunas movidas en algunas otras provincias.

- ¿En las presidenciales votaste a Stolbizer, no?

- Exactamente. La polarización nos sacó muchos votos, desgraciadamente. Pero era una muy buena candidata Margarita Stolbizer. Excelente. Sigue siendo una de las referentes políticas más importantes del país, la verdad que es muy buena.

- ¿Y Julio Cobos te pudo convencer de votar a Macri?

- No. No, no voy a votar a Macri ni a Scioli. Voy a votar en blanco. Eso lo tengo muy decidido porque ya me ha tocado votar al mal menor y no lo voy a volver a hacer.

"No voy a votar a Macri ni a Scioli. Voy a votar en blanco. Eso lo tengo muy decidido"

- Ese voto en blanco, ¿va a la primera minoría, se contabiliza al que obtiene más votos?

- No, no. No se cuentan.

- ¿No se trasladan a la primera minoría?

- No, de ninguna manera. No, porque entonces irían a Macri o a Scioli. Ahora, el candidato que saca más votos gana. Y el voto en blanco queda aparte.

- Votar en blanco, ¿no es una posición parecida a lavarse las manos?

- No, claro que no. Nosotros creemos que los dos candidatos son muy parecidos, su programa de gobierno y su programa económico es muy parecido. Los dos son opciones de centro derecha. Los mismos kirchneristas sostuvieron este argumento hasta hace relativamente muy poco tiempo. Decían que Scioli era el candidato de los fondos buitres. Sabemos que Scioli tiene muy buena relación con los empresarios, con las grandes empresas, de la misma manera que las tiene Macri. En la Argentina en estos últimos 12 años ha existido una concentración enorme de la riqueza y además una extranjerización muy importante de la riqueza, como tal vez nunca en la historia argentina.

"En la Argentina en estos últimos 12 años ha existido una concentración enorme de la riqueza y además una extranjerización muy importante de la riqueza, como tal vez nunca en la historia argentina"

"Las 500 empresas más importantes, mayoritariamente son empresas extranjeras"

- Nos dicen todo lo contrario.

- Veamos los datos que cualquiera puede verlos. Las 500 empresas más importantes, mayoritariamente son empresas extranjeras. El 65% son empresas extranjeras. Y es un proceso que ha ido creciendo durante estos últimos 12 años. Ni hablar de quiénes manejan los sectores claves de la economía. Monsanto es un ejemplo. La Chevron en petróleo. Yo no me compro el verso de lo nacional y popular. Y a eso le agregamos la corrupción, que para mí no es un dato menor, no es algo secundario.

- El desconcertante “roban, pero hacen”.

- Claro. Yo creo que no se puede permitir. Y es que además se trata de un porcentaje muy importante de la riqueza que va hacía donde no debería. En vez de ir a los hospitales, a las escuelas, se va al bolsillo de algunos dirigentes políticos.

Sobre Julio Cobos: "Yo lo conozco y sé que es un tipo muy honesto. Sé que es una persona que está en política porque realmente quiere mejorar las cosas"

- ¿Eso es lo que te ha hecho mucho más amiga de Cobos?

- Exactamente. Yo lo conozco y sé que es un tipo muy honesto. Sé que es una persona que está en política porque realmente quiere mejorar las cosas. Y es una persona comprometida. Tengo diferencias, por supuesto, pero creo que son diferencias negociables. Yo digo que el piso que tengo para una alianza es hacerla con alguien honesto. Ese es el piso. Después veamos otras cosas. Me parece que la corrupción es un mal que ha destruido muchísimo a la Argentina. Ha destruido las instituciones, la credibilidad de la gente en la política y en los políticos. Aparte me parece que éticamente es horrible realmente robarle a la gente. Vos le estás robando a la gente cuando robás dinero público. Entonces no hay excusa en la corrupción, de ninguna manera. En eso soy muy estricta.

- Cuando hacías campaña para ser legisladora hablabas de 3 ejes: universidad, el tema educativo, y el tema de los derechos de la mujer ¿Serán tus prioridades como legisladora?

- Sigue así. Aunque le he agregado otro que realmente cada día me preocupa más, que es lo medioambiental. Dentro de...

- Hablando de corrupción...

- Hablando de corrupción, justamente. Ahí es donde más impacta la corrupción. Respecto a los temas de la mujer creo que hemos logrado muchas leyes importantes: la ley en contra de la violencia de género, la ley de trata; nos faltarían recursos. Las leyes están, habría que declarar la emergencia por violencia de género, que eso implica mayores recursos. Porque la verdad que el kirchnerismo ha sido muy discursivo, pero muchas veces lo que ha hecho no se ha efectivizado por falta de recursos. Nos queda la legalización del aborto.

- Era la última pregunta que iba a hacerte. La adelantamos. ¿Por qué proponer esta legalización…?

- (Interrumpe) Y la marihuana, la despenalización de la droga, en general.

- ¿Por qué siempre te prefieren callada en estos temas?

- Sí, es cierto. Y porque son muy machistas. Lo del aborto, obviamente, porque son muy machistas, porque muchos de los que se asustan o quieren callar vienen de la Iglesia Católica. Y la iglesia es muy conservadora. Se da una cuestión que traspasa los diferentes partidos. Salvo la izquierda, que tiene una postura claramente a favor de la legalización del aborto. En todos los otros partidos, en general, hay mayoría de gente que está en contra.

- Y de eso no se habla.

- Y de eso no se habla. Yo siempre digo que el tema del patriarcalismo va a ser lo último que vamos a poder destruir. Porque el patriarcalismo tiene más de 10 mil años conformándonos culturalmente. Entonces, bueno, el aborto es algo que en definitiva le da a la mujer la posibilidad de decidir sobre su propio cuerpo. Le da decisión sobre ella misma, más allá de que hoy las mujeres lo hacen. Terminan haciéndolo, pero en la clandestinidad. Incluso aquellas que pueden pagar. Con el costo de lo que significa la clandestinidad. Y las que no pueden pagar tienen que hacerlo en condiciones tremendas, muy antihigiénicas, con consecuencias graves para la salud. Es la principal causa de muerte materna: abortos clandestinos. Estuve en Buenos Aires hace poco, para ver en qué comisiones del Congreso me iba a anotar para presentar proyectos. Y me anoté en una que se llama “Familia, mujer y adolescencia y niñez”. Date una idea el papel que nos están asignando a las mujeres: dentro de la familia, con los niños y los adolescentes. O sea, no hay especificidad de la problemática de la mujer. Eso te da una pauta, que a pesar de lo que hemos venido luchando las mujeres, después de los encuentros nacionales que se hacen desde hace 25 años, sigamos teniendo una comisión así, con ese nombre.

- Parece una nomenclatura del Proceso.

- Así es. Y bueno, el candidato Bermejo quería crear el ministerio Mujer, Familia y Primera Infancia. Que yo salí en los medios y me mataron los kirchneristas, me mataron aún mis amigos progresistas. Porque yo osé criticar a su candidato, una persona conservadora, muy conservadora. No quiero cargar las tintas sobre Bermejo, al que creo que ha sido muy buen intendente de Maipú, pero nadie puede negar que ha sido una persona muy conservadora.

 "Mendoza es una de las provincias donde está más instalada la discusión sobre medio ambiente. Se debe al tema del agua, un recurso que siempre nos es tan escaso"

- ¿Por qué te has interesado en la problemática ambiental?

- La legislación… nos queda muchísimo por hacer allí. La Argentina está muy atrasada, pero sumamente atrasada. No está en la agenda, incluso. ¿Has escuchado a alguno de los candidatos hablar de medio ambiente?

- Lo que sí recuerdo es lo que le dijo Mario Pergolini al gobernador de Jujuy, sobre la transgresión escandalosa perpetrada en uno de los parques nacionales allí.

- Ahh, sí. Tremendo. Soy socia de Greenpeace. Y una de las campañas de Greenpeace es esa, que está explotando, por la situación del Parque Nacional Calilegua, en Jujuy.

- ¿Cómo ves el asunto ambiental en Mendoza?

- Mendoza es una de las provincias donde está más instalada esta discusión. Se debe al tema del agua, un recurso tan escaso en Mendoza. Cuando se quieren empezar a instalar las mineras aquí, la gente, sobre todo pequeños y medianos productores, empiezan a levantarse. En contra. Y después se va uniendo más gente. Estuvo, primero, la ley 7722 que fue un logro impresionante y después la lucha contra San Jorge. Porque la minera San Jorge decía que no iba a utilizar productos tóxicos, sin embargo estaba demostrado que los productos que usaba degradaban en productos tóxicos, es decir, terminaban siendo tóxicos. Así que, bueno, esa fue una lucha tremenda, pero tremenda. De años y años. Porque las mineras tienen mucho dinero. Y hay empresas que sólo vienen a conseguir la autorización, la concesión. Prácticamente mafias, dispuestas a todo.

- ¿Es imposible pensar en diversificar la matriz productiva de Mendoza sin la minería? Pienso en un asunto más fiscalizado, racional, ajustado.

- Sí, se podría.

- ¿Cuál es el modelo. ¿Chile? Porque San Juan no lo es.

- No, Chile también es un desastre. Yo he estado allí, en reuniones de gente que lucha contra la minería. Y he escuchado a los pobladores, a los productores, decir que ya no pueden sembrar, las viñas se han secado, que el agua no se puede tomar. Hay gente que ha estudiado mucho el tema. Primero, el oro no sirve para nada, más que para una cuestión de lujo, de acumulación de riqueza.Por eso habría que empezar diciendo “no oro”. Lo que se plantea ahora es analizar la realidad y pensar como América Latina, en conjunto Y ver cuánto necesitamos nosotros. O sea, lo que hay que descartar es la exportación de minerales. Hay que pensar lo que necesitamos para nuestra propia industria. Se puede controlar, puede ser, pero es contaminante. Ahora, la necesitamos. Porque la necesitamos como civilización. Por eso se habla, no de Argentina, sino de América Latina en su conjunto. Porque hay países de América Latina que tienen algunos minerales y otros que tienen otros.

- La gente que lucha en la Asamblea del Agua, y en el resto de Mendoza, ¿saben que vas a defender eso?

- Yo lo voy a defender, claro. Lo que yo quiero es ver si podemos llevar la ley 7722 como ley nacional: la prohibición del uso de tóxicos en la minería. Y la 7722 es una decisión política. Y lo otro que me preocupa mucho es todo lo de lo agrotóxico, lo transgénico. Empezar colocando en las etiquetas qué contiene lo que comemos, nada más. Con una letra visible y si es posible con una cartel que diga “puede ser perjudicial para su salud”.

"Todas las drogas deben

ser despenalizadas. 

Empezar por la 

marihuana porque 

es la más

difundida,

la que menos

problemas causa"

- ¿Por qué despenalizar la droga?

- Yo creo que todas las drogas deben ser despenalizadas. Empezar por la marihuana porque es la más difundida, porque es la que menos problemas causa. Lo cual no quiere decir que sea inocua, desde ya, pero bueno, empecemos con algo. Debe ser como en Uruguay. Si despenalizamos, tenemos que despenalizar toda la cadena porque esa es la manera de luchar contra el narcotráfico. Estoy leyendo un libro muy bueno, se llama “Tras el grito”, de un periodista inglés.

Narcotráfico: "Con esta prohibición hemos generado estados paralelos, que manejan países enteros de América Latina"

- ¿Y qué te ha impactado?

- Se pone a investigar cómo surge el tema de la despenalización de las drogas en Estados Unidos, estoy en ese capítulo. Después sigue en otro capítulo más en la actualidad. La penalización surge de un tipo muy fundamentalista, como esos locos que surgían muy al principio del siglo 20, que empieza sin ningún fundamento científico. Y él considera que los negros son asesinos, violadores de blancas, por el hecho de fumar marihuana. Entonces decide penalizarla marihuana. Y sigue con la cocaína, la heroína y demás. Pero termina generando realmente el narcotráfico. Y lo que realmente ha pasado con esta prohibición es que hemos generado estados paralelos, que manejan países enteros de América Latina. ¡Es una locura! ¡Realmente es una locura! Manejan países enteros: Colombia, México.

-¿En qué momento ocurrió tu primera formación académica? ¿Durante el Proceso o luego?

- No. Antes. Me recibí y me inscribí en el profesorado. Porque yo me recibí de licenciada de Sociología en el año '75, '76.

"La universidad argentina ha tenido muchas sangrías, no sólo en 1976..."

- ¿Viviste algo de la brillante universidad argentina?

- Sí, sí. Sí, me formé en esa, en los '70. La universidad argentina ha tenido muchas sangrías, no sólo en 1976, sino cuando asumió Onganía, la noche de los Bastones Largos, cuando se fueron muchísimos científicos. Nos costó recuperarnos. Y cuando recuperamos la brillantez y el nivel que tuvo la universidad en los primeros años de los '70, desde el Cordobazo hasta el '75, comenzaron las desapariciones. En el 75 empieza la represión y las cesantías. Fue cuando subió la misión Ivanissevich, la derecha peronista, la triple A.

- La peor derecha peronista

- Un horror, sí. La ultraderecha peronista, directamente fascista. Ellos se decían fascistas orgullosamente con la foto de Mussolini atrás en el despacho. Ellos empezaron a echar gente. En el '76 me expulsaron del profesorado. Perdí todos los cargos que tenía, no pude trabajar.

- Si uno analiza el país del siglo XX, Argentina vivió uno de los puntos cumbres con su nivel de universidad entre el '60 y los '70.

- Fantástica, fue realmente increíble. El nivel de discusión, el nivel de análisis, de estudio. Estudiábamos todo el tiempo, pero no solamente las materias, estudiábamos aparte. Porque si hacíamos una asamblea había que fundamentar las posiciones. También se cometieron muchísimos errores y no hacer una autocrítica sería lo peor que nos podría pasar. Realmente fue un fracaso: nos vencieron. Y por algo nos vencieron. Nos vencieron porque realmente creo que las estrategias que elaboramos fueron incorrectas. Entonces creo que hay que hacer una autocrítica.

"Para ser un intelectual uno tiene que ser autónomo y crítico. Y me parece que Carta Abierta lo ha perdido: son justificadores más que intelectuales"

- ¿Podremos resucitar no sé si el espíritu, pero sí la práctica, el nivel de esa universidad?

- Y... cuesta. Yo creo que sí. Soy optimista. Yo creo que nos falta, pero que sí hay intentos. Y algunos se están haciendo seriamente.

- Noto que los grupos políticos que están en el poder o que están por conquistarlo el poder, manifiestan cierto desprecio por los intelectuales, como si se tratara de gente casi innecesaria. Y en general, en los países más avanzados, se trata de gente vital.

- Totalmente, Acá sólo se respeta a los economistas y a los abogados para que te digan cómo viene la mano... (risas). De los economistas predomina mucho la ideología económica, más que la ciencia económica. Realmente faltan intelectuales de la talla de un Umberto Eco, en Italia, o un Noam Chomsky, en Estados Unidos. Intelectuales que realmente resultan referentes. La otra vez me preguntaron qué quién me parecía que era un intelectual en Argentina. ¿Te digo la verdad? No encuentro. La mayoría de los que yo admiré ya están muertos y no han surgido otros que hayan sido reemplazados por esta nueva generación.

- Lo último que podría considerarse de intelectuales en el poder sería la relación de José Pablo Feinmann con Néstor Kirchner. Más allá de los resultados.

- Horacio González, al que admiro, que es de aquella generación de la que hablo, es uno de los pocos sobrevivientes. Y el más crítico también, el que ha mantenido más autonomía. Yo creo que para ser un intelectual uno tiene que ser autónomo y crítico. Eso es fundamental. Y me parece que Carta Abierta lo ha perdido: son justificadores más que intelectuales. Una pena porque no les sirvió para crecer en construcción de conocimiento.

- Queda para el final esto que me parece escandaloso, lo sucedido en la Facultad de Ciencias Políticas. Es un tema que prosigue en la Justicia. Con novedades que confirman la existencia de un sistema hasta ridículo.

- Lo único que puedo decir es que yo lo descubrí. Y en el mismo instante hablé por teléfono con el abogado, quien me dijo “tenemos que investigar”, para ver si fue un simple error, porque puede haber otra documentación. Entonces inmediatamente lo que hicimos fue comunicárselo al consejo directivo de la facultad con la sugerencia, que fue aprobada por unanimidad, de iniciar una investigación sumaria. Y eso es lo que se hizo en mi gestión. Eso fue lo que se hizo en mi última reunión de Consejo Directivo. Porque todo esto fue unos meses antes, muy pocos meses antes de que yo dejara el cargo, que se me acabara el mandato.

- ¿No te pareció muy decepcionante enterarte de todo eso?

- Me pareció tremendo, tremendo. Porque realmente si hay algo que una facultad debe garantizar es la legitimidad de los títulos. Me parece gravísimo. Si bien no eran muchos los casos es importante que se diga que hay un sólo egresado al que se ha descubierto hasta ahora.

- Uno solo descubierto, pero muchos involucrados.

- Son 10 estudiantes y 1 graduado. Un solo graduado. No hemos descubierto otro. Pero me parece gravísimo. Jamás lo subestimé.